Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Espacios para cantautores

El pub Maneras y El Hogarte de Vegueta se posicionan como los principales espacios, en la escena cultutal de Las Palmas de Gran Canaria, para dar a conocer a los nuevos artistas

Todos tenemos diferentes formas. Formas de vivir, de enfocar la vida, de actuar... Formas de hablar, de expresarnos, de querer. Pero, por otro lado, también tenemos maneras distintas. Eso es lo que acoge el emblemático barrio de Vegueta de la capital grancanaria, en un espacio que a muchos les resultará familiar. Maneras es la forma en la que Salvador Falcón pretende mantener la vidilla de uno de los barrios más importantes de la Isla. Con Maneras, que se encuentra en el recinto que años atrás acogía a la discoteca Envidia, Falcón apuesta por ofrecer justo eso, diferentes maneras para pasar una noche de ocio: maneras de vivir, maneras de pasarlo bien, maneras de verano, maneras de divertirse... Todo un libro de diferentes actividades que dejan entrever que el espacio capitalino ofrecerá algo diferente a la oferta de ocio de Gran Canaria.

Conciertos en directo semanales, un buen ambiente y una decoración diferente que refleja el cambio de imagen llevado a cabo en el espacio reflejan que Maneras ha dejado atrás la carga de ser "el antiguo Envidia", para pisar en la capital con paso firme, y establecerse como una de las grandes apuestas de la noche grancanaria.

"La ciudad necesita lugares como Maneras" o "hacía falta un lugar diferente en Vegueta. Es un punto de encuentro para todos los que quieran encontrarse a gusto", son algunos de los comentarios de la clientela que se junta entre las paredes del espacio, quienes coinciden en que este trasvase de Envidia a Maneras ha sido un auténtico acierto.

Sin embargo, el verdadero éxito de Maneras radica en la conversión que ha sufrido al establecerse como el reducto perfecto para los cantautores en donde los artistas noveles y no tan noveles pueden mostrar sus creaciones y hacer disfrutar al público que les acompañe.

Otra de las grandes mutaciones que han tenido una gran aprobación por parte del público es El Hogarte de Vegueta, de la mano de Luis Quintana, cantautor y cabeza visible de la iniciativa Cantautores en Vegueta. Esta convocatoria ha mudado su piel para dar paso a un espacio como el Hogarte, que permite la exhibición de todo tipo de propuestas.

Manteniendo la iniciativa puesta en marcha por Luis Quintana, el Hogarte de Vegueta sigue las líneas de trabajo de Cantautores de Vegueta pero, en esta ocasión, todas las ramas artísticas confluyen en un mismo escenario. Música, monólogos, humor, cuentacuentos y poesía, son algunas de las representaciones culturales que podemos encontrar en el nuevo ciclo iniciado por Quintana en 2011.

"He sido pionero en dar a conocer a artistas que hoy en día dan mucho que hablar", señala Quintana.

Artistas que congregan a miles de fieles en estadios como Izal, Andrés Suárez, o Rozalén comparten tablas con otros autores como Víctor Lemes o Arístides Moreno, entre otros.

En la variedad está el gusto, dicen, pero, el acierto también se encuentra en formar parte de ese pequeño grupo de empresarios que apuestan por los contenidos novedosos, que hacen que la oferta cultural de nuestra Isla sea cada vez más amplia y por qué no, más envidiada.

Salvador Falcón, uno de los fundadores de Maneras, señala que "la creación de un espacio como este surge tras observar que la zona de Vegueta estaba decayendo, porque le hacían falta locales de estas características para favorecer la oferta y darle a Vegueta una segunda oportunidad. Es una pena que no se aproveche como se debería".

Los cantautores tienen también su lugar en otro de los locales principales de la ciudad como El Hogarte de Vegueta, capitaneado por el también cantautor Luis Quintana, quien afirma que "estos proyectos son necesarios porque "fomentamos la cercanía con el artista. Se le da más valor a los cantautores y a espacios no tan comerciales donde se demuestra el arte sin ningún tipo de fronteras entre el arte y el espectador."

Sin embargo, no ha sido un camino nada fácil para ambos empresarios crear locales como estos, ya que los dos coinciden en la misma cuestión relacionada con el apoyo institucional. "No tengo apoyo ninguno. También es cierto que no hemos solicitado 'x' ayudas para determinados eventos, pero no la tenemos. Siempre que se va a hacer algo nos encontramos con muchas trabas, y también es verdad que dependemos de la Asociación de Vegueta que es la que se pone en contacto con el ayuntamiento para realizar según que trámites. " señala Falcón.

La misma idea la comparte Luis Quintana quien asegura que "no recibo ayuda por parte de las instituciones porque, al ser un proyecto personal, la tengo que financiar de la misma forma".

Por otro lado, en cuanto a la posibilidad de establecerse como espacios multiculturales (modalidad que crece como la espuma en la capital grancanaria) y abordar cuestiones más allá de la música, ambos lo tienen claro. En el Hogarte de Vegueta, como asegura su fundador Luis Quintana "toda propuesta que se pueda llevar a un metro cuadrado de escenario, es bienvenida. La mayoría de las propuestas son cantautores, pero también damos cabida a cuentacuentos, monólogos, poesía... Apostamos por la variedad".

Sin embargo, en el caso de Salvador Falcón, de Maneras, no lo tiene tan claro. "Hemos pensado en ese proyecto, pero es un poco complicado. Nosotros, a parte de cantautores, hemos incluido en nuestra oferta algún que otro monólogo, y ha tenido muy buena acogida. Pero es difícil porque hemos cogido Vegueta en un momento bajo, y preferimos ir poquito a poquito".

Cuando se busca un ambiente adecuado a nuestras preferencias, son muchos los que quierenque todo esté en consonancia con nuestros ideales. Este es otro de los puntos fuertes de los espacios capitalinos: buscan, o mejor dicho, quieren al mejor público. En función de los planes, se define a la clientela, y es por eso que ambos locales tienen tipos de públicos opuestos.

El Hogarte de Vegueta quiere mantener su esencia más intimista, que vive gracias a la llama de Cantautores de Vegueta. Un total de 40 personas son las que acoge, por norma general, el espacio de Luis Quintana, con la intención y el objetivo claro de alejarse de la melosidad artística que tan de moda está hoy en día, apoyándose en la cercanía y dando prioridad al ser humano. Es decir, fomentando la cercanía con el artista que, en ocasiones, termina hasta tomando una copa con los clientes y compartiendo impresiones sobre distintos aspectos de la vida.

Por su parte, Maneras, quiere recuperar lo que, a ojos de su creador, le falta al casco histórico de la capital. Salvador Falcón quiere revivir ese movimiento de hace cinco o seis años atrás en el que estaba sumergido Vegueta, ofreciendo su espacio a ese público que "salía a cenar a las 7 de la tarde a los diferentes restaurantes de la zona, que terminan de cenar a las 12 y que, en vez de quedarse de amanecida, prefiere ir a un sitio donde se puede escuchar música y se van a casa para aprovechar el día siguiente". Falcón habla así de un público treintañero, al que acoge en su local, que le gusta de disfrutar de eventos pequeños pero con una gran carga artística.

Pese a todo, parece que el número de espacios que se están dedicando a permitir la combinación de diferentes modalidades artísticas va en aumento y que, por lo tanto, en un periodo de tiempo no muy lejano habrán más recintos que compartan, difundan y aprovechen la cultura como lo hacen estos dos espacios de la capital grancanaria.

Compartir el artículo

stats