Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Riad Sattouf

"Quería hacer volver a sentir la nostalgia de una juventud que pasa"

"Quiero que podamos leer en mis libros una cierta descripción de nuestra época vista por un niño", comenta

"Quería hacer volver a sentir la nostalgia de una juventud que pasa"

"Quería hacer volver a sentir la nostalgia de una juventud que pasa"

La última producción de Riad Sattouf (París, 1978) rebasa una carrera en la que ha destacado por un sentido del humor directo e inteligente, con obras de poso ácido basadas en su memoria personal ( El árabe del futuro) o de la de terceros ( Esther). Recientemente ha salido el tercer libro de Los cuadernos de Esther; inaudito proyecto de documentar el crecimiento de una niña a lo lardo de varios años, dedicando a cada añada un volumen de la serie. Es el motivo para entrevistar a Sattouf, en exclusiva para R@dar.

¿Cómo nació la idea de Los cuadernos de Esther ?

Estaba escribiendo el primer tomo de El árabe del futuro, cuando volví a ver a esta jovencita, la hija de una pareja amigos míos que hace tiempo que no nos veíamos. Vino a cenar a mi casa, había crecido, tenía 9 años y se puso a contarme su día a día, hablarme de su vida, de sus gustos, de cómo veía el mundo... Enseguida me entraron ganas de hacer un cómic de sus historias para poder realizar una perspectiva entre su juventud y la mía, que contaba en El árabe del futuro. Ella estaba de acuerdo, sus padres también, así que cambié los nombres, las situaciones y los lugares para que no la reconocieran y me lancé con este cómic, diciéndome que iba a hacer un tomo por año hasta los 18 años del personaje.

Este proyecto es una especie de work in progress de una envergadura importante, ¿has llegado a sentir el peso de cierta responsabilidad?

¡Evito pensar demasiado en el sentido global de un proyecto! Intento avanzar día a día siendo lo más fiel a las historias contadas.

Una cosa interesante en mi opinión es que la tradición del cómic muestra muchísimos ejemplos de personajes desarrollados en el tiempo, y a lo largo de mucho tiempo en el que se editan esas historias. Se dice que Príncipe Valiente , por ejemplo, tiene la virtud de que vemos crecer a su personaje con los años. Otros ejemplos están en las tiras de prensa, o los superhéroes que más que crecer están en un limbo... Paradójicamente creo que llevar este método a un caso real es inaudito. ¿Cuáles han sido tus referentes para empezar este proyecto? ¿Algún influjo del mundo del cómic?

No realmente, también quería hacer volver a sentir la nostalgia de una juventud que pasa, ¡observar la construcción de los valores morales al paso de los años y poner mis propios valores en perspectiva!

Que esta "vida creciendo ante nuestros ojos" sea alguien real aporta un discurso interesante, de un modo inevitable retrata tanto una edad (edades) como una época, un lugar, un momento social y político ¿Inevitable... o muy consciente?

¡Me gustan las historias enmarcadas en una época! Me gusta la descripción de la vida cotidiana en cada época. Cuando miramos lo cuadros antiguos, a veces, vemos el sujeto principal, el noble rico que ha pagado al pintor y al retrato, y a veces en el fondo vemos escenas campestres con gente encorvada, desdentada, vestida con harapos, y es la vida de esas personas la que me interesa, ¡lo admito! Quiero que podamos leer en mis libros una cierta descripción de nuestra época, vista por un niño, ¡sí, sin duda!

Ya hemos hablado de tu otra obra en proceso, El árabe del futuro . En ella la niñez (personal en este caso) es nuevamente la protagonista.¿Qué te atrae de esta etapa vital?

Tengo muchos recuerdos de mi infancia, nunca me abandonó y me acuerdo de recuerdos muy animales, los sonidos, olores, imágenes, todo está muy presente. Pero no quiero saber demasiado para no desajustar el mecanismo de la máquina. Funciona mejor así...

Y hablando de niños, ¿tiene influencia la propia Esther en el cómic, su opinión... cómo se acerca la propia Esther a la obra?

Ella da su opinión una vez por año cuando lee el álbum y yo la incluyo en él. Pero no está muy interesada en los cómics, también es lo que me gusta, no interviene en nada y no busca hacerse la interesante.

Respecto al cómic, van a ser varios álbumes que prolongarán la historia hasta alcanzar los 18 años de Esther, ¿el estilo narrativo para Los cuadernos lo tenías definido desde el principio, o es flexible en tanto que los cambios de Esther puedan sugerir un camino diferente para la obra?

¡Sí, es posible que esto evolucione o cambie! Esther hoy tiene 13 años, se convierte en adolescente y su manera de ver el mundo también está en evolución? ¿Querrá ella seguir contando historias hasta sus 18 años? ¡Misterio!

Por otro lado, temáticamente es una obra que puede resultar muy atractiva para un lector no habituado a leer cómics, por ejemplo cualquier padre va a sentirse atraído por la historia. ¿Qué feedback has tenido con los lectores respecto a Los cuadernos de Esther ?

Es bastante divertido, porque tengo cuidado en hacer cómics legibles por gente que no lee jamás cómics. Realmente intento tener en cuenta eso. Así que sí, tengo la suerte de recibir mucho feedback.

Compartir el artículo

stats