Kim Kardashian ha aterrizado en Paris con motivo de la Semana de la Moda y como no podía ser de otra manera ha impresionado con sus estilismos una vez más, convirtiéndose en toda una especie de superheroína al más puro estilo power ranger influencer. La última obsesión de Kim Kardashian acaba de salir del desfile de Balmain. Se trata de un impresionante traje de látex que forma parte de la colección otoño-invierno 2020/21. La influencer se ha enfundado en ajustadísimos pantalones, combinados con una chaqueta con hombreras anudada en un lateral de su cintura sobre un top con cuello alto y guantes, todo en tono caramelo. Kim ha sido la encargada de llevar el look de las pasarelas a la calle, donde se convirtió en el centro de todas las miradas.