Investigadores del hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona han confirmado la eficacia de un nuevo fármaco, la eribulina, para tratar a pacientes con metástasis de cáncer de mama que incrementa un 20% la supervivencia de las mujeres afectadas. El estudio lo ha liderado el doctor Javier Cortés, director del Programa de Cáncer de Mama del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), quien ha declarado a Efe que la eribulina podría beneficiar cada año a unas 4.500 mujeres en España.

El trabajo aparece publicado en la prestigiosa revista médica Lancet, y según los expertos que trabajan en este campo de la medicina, "este medicamento es el mayor adelanto farmacológico contra las metástasis del cáncer de mama que sale al mercado en los últimos diez años".

El nuevo fármaco es un quimioterápico antimicrotúbulo que actúa atacando el tumor canceroso, bloqueando la división celular y generando compuestos tóxicos para las células cancerosas.

Los efectos de la eribulina se han estudiado en 762 pacientes de 140 hospitales de 20 países, 55 de ellos enfermos de cinco servicios de oncología españoles, a los que se ha seguido durante tres años. El fármaco está sintetizado de una esponja de origen marino, la Halichondria Okadai, que es muy frecuente en los mares japoneses.

Javier Cortés ha asegurado que desde hace algunos meses este fármaco ya se comercializa en EE UU y se espera que la Agencia Europea del Medicamento lo apruebe a lo largo de este verano, lo que significa que podría estar a la venta en las farmacias españolas a partir del segundo semestre del 2011.

El científico ha insistido en que además de incrementar un 20% la supervivencia, "este nuevo medicamento contra la metástasis del cáncer de mama tiene una toxicidad muy baja, comparada con otros fármacos, ya que produce poco cansancio y dolores osteomusculares, y no conlleva necesariamente la caída del cabello".

En este sentido, ha remarcado además de que el estudio demuestra que "la administración de eribulina es la alternativa terapéutica más eficaz de los tratamientos actuales para mujeres con cáncer y metástasis que ya se han medicado con antraciclinas y taxanos, que son los que se prescriben con más frecuencia en estos casos".

El doctor Cortés ha anunciado además que ahora están trabajando nuevas aplicaciones del medicamento y la eficacia que tiene cuando se desata la metástasis, y en tumores localizados, y que estas investigaciones también estarán lideradas a nivel mundial desde el hospital de la Vall d'Hebron. En España cada año se diagnostican unos 24.000 nuevos casos de cáncer de mama, de los cuales un 5% están en fase avanzada y ya han hecho metástasis. En el 95% restante de los casos de cánceres de mama detectados, entre el 20 y el 30% acabarán en una metástasis.