-¿En qué colegio se educó?

- En el Liceo Francés de Madrid. Mi padre se empeñó en que estudiara en la Universidad de Navarra y para mí, que venía de una educación liberal y agnóstica, fue tremendo encontrarme con el Opus. Suspendí Teología y, como tenía que repetir curso, me fui a estudiar Arquitectura a La Coruña.

- ¿Para liberarse de la culpa, su padre le encargó su casa?

- Mi padre, que era socio de Florentino Pérez, quería que trabajase en ACS, pero yo quería ser arquitecto y hacer otro tipo de arquitectura. Trató de seducirme con encargos para la empresa hasta que me encargó hacer su casa y no pude negarme.

- Gracias a esa obra conoció a su gran mecenas, Luis García Cereceda, dueño de la urbanización La Finca, en Pozuelo, donde hizo casas para muchos famosos.

- Sí, me convertí en su arquitecto y me presentó a gente como Felipe González y a todo un mundo que me era ajeno.

- ¿Al morir él, hace un año, se acabó su trabajo en La Finca?

- No quise supeditar mi estudio a su empresa, y aún así, el 60 % de la facturación de A-cero dependía de él. Cuando me preguntan si noté la crisis digo que noté el cáncer y la muerte de Luis.

- ¿Ha pasado de los casoplones a las casas prefabricadas?

- Seguimos haciendo casoplones, lo que pasa es que ahora los clientes me exigen una confidencialidad que antes no me pedían. Penélope Cruz me ha hecho firmar una cláusula de confidencialidad. Yo no niego nunca la autoría de mis proyectos pero no hablo de ellos.

- Ha hablado de sus casas en TV. Se ve que le gusta la TV.

- Sólo de los clientes que han querido. La televisión me gusta para dar a conocer nuestro trabajo porque eso hace que el estudio funcione. Los arquitectos, en este país, hemos despreciado el marketing y nosotros también necesitamos vendernos para tener trabajo.

- ¿Sus colegas le censuran?

- Claro.

- No goza de gran predicamento en el mundo académico.

- En España, no. Tenemos más prestigio y más premios fuera que dentro. Parece que si no pasas por la Escuela [de Arquitectura] o por el Colegio de Arquitectos no puedes hacer obra pública.

- Las revistas de arquitectura le ignoran, ¿le molesta?

- Me molestaba; ahora estoy seguro de que hago arquitectura de calidad. Por vanidad, me gustaría publicar en El Croquis, pero las revistas técnicas me la soplan, son para los propios arquitectos.

- ¿Cuánto factura?

- Por encima de diez millones de euros, en arquitectura. El departamento de interiorismo está por encima y el de construcción, más aún. Superamos el ejercicio de 2009, que fue un año fantástico.

- ¿Ha hecho vivienda de protección oficial alguna vez?

- Varias veces, pero, al final, esto es una empresa y es mucho más rentable la vivienda de un riquísimo que cien viviendas de protección.

- ¿En estos tiempos, exhibir esas casas no es una obs-cenidad?

- En todo caso, será hacerlas, si es eso obsceno. Si tienen dinero y quieren... Cuando me hacen un encargo, no me planteo si el cliente ganó el dinero legítimamente o no, sólo si le gusta mi arquitectura.

- A Zidane no le gustó mucho.

- Ninguno de los dos acabamos contentos. Vino a encargarme una casa muy moderna, cuando lo que quería era un petit château.

- ¿Penélope y Bardem quedaron satisfechos con la suya?

- Quedaron muy satisfechos de su casa pero no de mi notoriedad.

- ¿A González le molestó que hablara de su casaza de Tánger?

- Tengo una relación cordial con Felipe y él no me ha dicho nada. La construcción se paró cuando se divorció de Carmen Romero.

- ¿Tiene lista de morosos?

- Cada vez menos, porque ahora cobramos por adelantado. Todo se aprende. Hay gente muy conocida que es muy mala pagadora.

- Acaba de celebrar el XV aniversario de A-cero con un fiestón.

- Una fiesta de celebración y de agradecimiento a mis clientes; sin ellos A-cero no sería lo que es.

- Diseña muebles asociado con María Porto, la esposa de Cascos.

- Entendemos la arquitec-tura de forma global. Lo im- portante es crear un concepto de marca.

- ¿Por qué el nombre A-cero?

- Éramos un cero a la izquierda. Arquitectura, un cero, el acero... Y porque teníamos que ser los primeros en las páginas amarillas.

- Torres y acero: combinan.

- Siempre dije que si no triunfaba en la arquitectura no triunfaba nadie, porque tenía los medios económicos para lograrlo, por mi familia; estaba seguro de mi talento y era trabajador. Pero es una estupidez, hace falta mucho más: un espíritu muy comercial, contactos, suerte.

- ¿Mientras Foster reduce sus colaboradores usted crece?

- Somos casi un centenar, pero no pretendo llegar a la escala de Foster. Ni es un referente para mí.

- ¿Quién es su referencia?

- Zaha Hadid. Cambió el panorama arquitectónico mundial.

- ¿Su mujer [Mercedes Rodríguez] triunfa como pintora?

- Triunfa ante todo como madre.

- ¿Usted no es niñero?

- No me gustan nada los niños. No pelearía por la custodia de mis hijos [de cinco y dos años]; ella es mucho mejor madre y educadora que yo.

- ¿Estudian en el Liceo?

- Van al colegio que está más cerca de casa, el Británico.

- ¿Le gusta vivir en La Finca, donde la gente no se ve?

- Se buscaba la indepen-dencia y resulta que la intercomunicación es nula. Vivo aquí por sugerencia de Luis, como criterio comercial.

- ¿Cambiará de casa?

- Me iré a La Escorzonera, en El Plantío, una urbanización mucho más exclusiva, donde viven mis padres, y me haré una casa prefabricada para predicar con el ejemplo.

- ¿La Finca es de nuevos ricos?

- En La Finca lo que viven son ricos.