El rector José Regidor valoró ayer la omisión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en el ranking de las 500 mejores universidades del mundo, elaborado por la Universidad de las Comunicaciones de Shanghái, como una consecuencia lógica del entorno social en el que se sitúa, tanto la ULPGC como la Universidad de La Laguna, también ausente en el Top 500.

"La Universidad es un reflejo de la sociedad. En España sólo 11 universidades entran dentro del ranking y la mayoría son de Madrid, Barcelona. Hablamos de áreas que tienen una potencia económica en ese terreno, no para estar entre las cien primeras, pero si para estar entre los 300 y 400. ¿Dónde está Canarias?", indicó Regidor.

El rector de la ULPGC hizo una reflexión en torno a la realidad social en la que conviven las universidades. "Estamos de acuerdo en que no es bueno que las universidades canarias no estén en este ranking, que por otra parte no es el más objetivo, y que podemos mejorarlo, pero lo que no puede considerarse es que este esfuerzo tenga que hacerlo únicamente las universidades, porque no es un valor independiente, está en relación con la sociedad en la que se ubica esa universidad, y sólo podemos resolverlo yendo todos juntos" .

El ranking de Shanghái, que se publica desde 2003, mide principalmente el impacto de la investigación universitaria, así como las publicaciones en revistas internacionales como Nature y Science, o los reconocimientos que han recibido en su historia, a través de los premios Nobel y medallas Fields concedidos a sus alumnos y profesores. Con estos baremos, en la edición 2012 sólo se incluyen a 11 universidades españolas, las mismas que el año pasado, y ninguna entre los 200 primeros puestos.

A este respecto, Regidor destacó que la Universidad de Las Palmas está continuamente haciendo un esfuerzo importante por mejorar, independientemente de que esté o no en este tipo de ranking internacionales, pero hizo especial hincapié en que "mejorar sin financiación en investigación, que es lo que se mide fundamentalmente en este ranking, no es fácil".

Otro aspecto que aleja a la ULPGC del Top 500 universitario es, a juicio del rector, su corta trayectoria histórica. "La historia es fundamental, el peso específico de desarrollo de una determinada universidad y lo que ha podido ir generando de peso específico en ese trabajo. Nosotros en este momento aún no hemos cumplido los 25 años, y en esta situación es muy complicado competir, pero seguimos trabajando.

También destacó el carácter generalista de la Universidad grancanaria, "tenemos titulaciones de todas las áreas y, evidentemente, la valoración no es homogénea. En este sentido, tampoco en este momento la sociedad canaria permitiría o admitiría que yo retirara una determinada titulación porque el aporte de esa titulación al ranking es mayor o menor, lo cual no quiere decir que no me preocupe por intentar hacer que esas titulaciones puedan ir, progresivamente, alcanzando un nivel que les permita mejorar en la clasificación".

No obstante, Regidor insistió en que las universidades que están en los primeros puestos de los ranking son un reflejo de la sociedad en la que están, "son aquellos centros que están en las sociedades más altas en los ranking, altas en ranking universitarios, altas en ranking sociales, altas en ranking empresariales, industriales... Debemos pensar que hablar de la universidad es hablar de la sociedad, y que este es un esfuerzo que tenemos que hacer entre todos porque todos nos beneficiaríamos", concluyó el rector.

En España, recordemos que las universidades mejor situadas en el ranking de Shanghái son la Autónoma de Madrid, la Complutense y la de Barcelona; la Universidad de Valencia cae hasta el siguiente escalón, entre el puesto 301 y el 400, junto a la Autónoma de Barcelona, la Politécnica de Valencia y la Universidad del País Vasco que aparece por primera vez en esta clasificación; y entre la franja 401 a 500 se ubica Granada, Pompeu Fabra, Vigo y Zaragoza.