El codirector médico de la Clínica Oftalmológica Eurocanarias, Humberto Carreras, alerta de que en Canarias "la edad de aparición de las cataratas se ha adelantado a 50 años". El especialista, que hizo esta advertencia ayer con motivo del Día Mundial de la Visión, confirma que aunque la media de edad en la que se sufría esta enfermedad estaba en los 65 años, ya se han detectado muchos casos en personas de 50 años y aún menos. Uno de los motivos de este incremento de pacientes más jóvenes puede estar en el aumento de las radiaciones solares, que tienen un efecto directo en la salud ocular, según Carreras.

"El ojo es similar a una cámara fotográfica en la que el objetivo sería el cristalino, que es el encargado de captar las imágenes y enfocarlas convenientemente. En ocasiones ese cristalino se vuelve opaco y no permite la visión. A esta patología se la denomina catarata. Los síntomas iniciales son molestias ante la luz, dificultad para distinguir los colores y visión borrosa".

La única solución a esta enfermedad pasa por la cirugía ocular. Aparte del aumento de las radiaciones solares, unido a la escasa protección ocular de los pacientes, también son causa de su aparición los traumatismos e incluso las enfermedades congénitas. No es raro comprobar que familiares de personas con cataratas también padecen esta misma enfermedad.

La única forma de curar esta patología es operando el ojo afectado. "La cirugía de cataratas es probablemente la cirugía del cuerpo humano más segura", recuerda Carreras, que añade que "el procedimiento consiste en extraer el cristalino y colocar uno artificial". Generalmente las cataratas afectan a los dos ojos, o se desarrollan en un ojo primero y luego en el otro. Cuando la catarata está muy avanzada, cuando afecta a todo el cristalino, podemos observar a simple vista la opacidad del ojo, que toma un aspecto blanquecino.

La técnica quirúrgica utilizada en la actualidad comenzó a usarse hace 20 años, aunque ha ido mejorando mucho con el tiempo. "Se denomina Facoemulsificación. Gracias a ella solo debemos realizar una incisión diminuta y a través de ahí utilizamos ultrasonidos para fracturar el cristalino y aspirarlo. No hay que colocar puntos ni hay riesgo de infección", confirmó.

La evolución de la técnica es sorprendente, ya que anteriormente era necesario abrir toda la membrana que recubre el cristalino y extraerlo entero. Esto acarreaba un posoperatorio más prolongado y delicado. La intervención dura tan solo 10 minutos, se realiza con anestesia local, no es necesario vendaje alguno y al día siguiente el paciente puede hacer vida normal.

En cuanto al coste económico de la misma, el doctor Carreras confirma que es relativamente barata, ya que no es necesario utilizar caros recursos para la realización de la misma. "La lente intraocular que coloquemos es lo que condicionará el precio, hay lentes monofocales y otras multifocales. Si una persona tiene miopía y cataratas se le puede corregir las dos cosas a la vez si colocamos la lente adecuada". Estas lentes tienen la ventaja de que están hechas de material biocompatibles y duran toda la vida.

La ceguera es un problema que sigue estando presente en la sociedad actual, pero "por otras patologías, no por cataratas, en los últimos 15 años no tiene ningún sentido perder visión debido a esta enfermedad", explica el doctor. Se trata de una de las enfermedades más comunes del mundo. Existen millones de casos. Y en la actualidad, tal y como adelantó el doctor Carreras, se está detectando en personas cada vez más jóvenes.