El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Cantabria, César Tolosa, confió este jueves 9 de noviembre en que la Reforma Laboral pueda ser un instrumento que facilite la contratación, aunque tras los primeros meses de aplicación, indicó que saber si es un instrumento económico "para luchar contra la crisis" el algo que "el tiempo dirá".

Tolosa cerró la jornada inaugural de las 30ª Jornadas de Derecho al Trabajo y Seguridad Social, organizada por el Colegio de Graduados Sociales de Gran Canaria y Fuerteventura en colaboración con la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

El magistrado, que atesora importantes sentencias en el ámbito de la jurisdicción social, repasó en su conferencia '´El despido objetivo: su reforma, aplicación y efectos jurídicos desde la Reforma'´ así cómo el decreto-ley aprobado el pasado mes de febrero -y publicado en el Boletín Oficial del Estado el 7 de julio va a afectar a la extinción de los contratos en sus vertientes por despido disciplinario, colectivo así como por causas objetivas.

Tolosa desgranó durante la charla en el Paraninfo de la ULPGC, a la que asistieron más de 200 personas, cuáles han sido las modificaciones que se han incorporado, su trascendencia y cuáles son las respuestas que los tribunales han venido dando a pesar del escaso período de tiempo transcurrido desde la entrada en vigor de la norma.

El juez se mostró partidario de que este tipo de reformas estructurales se produzcan "en momentos de sosiego y no de convulsión", aunque no dejó pasar que la situación económica "demandaba medidas en todos los ámbitos", desde el punto de vista económico y laboral.

"Los datos que estamos conociendo nos demuestran que de momento la Reforma Laboral no incide en el problema más grave: el desempleo", se lamentó. Sin embargo asumió que las modificaciones legislativas necesitan tiempo para mostrar sus efectos "y cuajar dentro de la práctica".

"Creo que hay que dejar un cierto período para evaluar, aunque con flexibilidad, qué medidas no están funcionando. Todas deben ir dirigidas a resolver el gran problema de este país, su alto nivel desempleo", concluyó.

ACTO DE APERTURA.

El Paraninfo de la ULPGC acogió el lunes 5 de noviembre la apertura la 30ª Jornadas de Derecho al Trabajo y Seguridad, en la que durante tres días se repasarán las últimas modificaciones legislativas en material laboral en nuestro país. Los asistentes son colegiados, profesionales del mundo del derecho y especialistas en recursos humanos.

Estuvieron presentes el viceconsejero de Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Pedro Herrera Puentes; los directores de las jornadas, José Ramón Dámaso Artiles, presidente del órgano colegial, e Ignacio Díaz de Lezcano, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y catedrático de Derecho Civil de la ULPGC.

Asimismo asistió el presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Santa Cruz de Tenerife y presidente del Consejo Canario de Graduados Sociales, Pedro Jerónimo Hernández Reverón.

El presidente colegial, José Ramón Dámaso, recordó que estas sesiones son "meramente técnicas" y enfocadas al Derecho al Trabajo y Seguridad Social, cuestión que actualmente constituye el centro de las políticas públicas. Asimismo enfatizó que una de las líneas estratégicas de la institución que preside es fomentar la organización de este tipo de foros formativos para todos sus miembros.

Por su parte, el viceconsejero de Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Pedro Herrera, destacó que estas jornadas se producen en un momento "muy oportuno". En este sentido, continuó el también magistrado, "es el momento de reflexionar sobre el alcance [de las reformas] y ver si van a ser positivas o no, así como las consecuencias que pueden derivarse de las mismas".

MARTÍN GODINO.

Tras el acto inaugural la primera conferencia corrió a cargo del abogado laboralista, y socio-director de Sagardoy Abogados, Martín Godino. El letrado, en su charla ´Modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo. Regulación, aplicación y efectos jurídicos´ ahondó en que esta reforma persigue "evitar o ralentizar" la destrucción de empleo con medidas alternativas como la flexibilidad interna, la modificación de condiciones o la suspensión de contratos.

Aún así reconoció que el hecho de que se haya aprobado "en medio de una crisis tremenda" está generando que sus frutos "se vean ralentizados mucho más de lo que nos gustaría a todos". A pesar de ello, quiso destacar, "las estadísticas muestran que los expedientes donde se han aplicado medidas alternativas al despido, como las citadas anteriormente o el descuelgue de convenio, se están incrementando".

Respecto al futuro, el letrado se mostró confiado en que tan pronto como la crisis ceda en su virulencia la Reforma Laboral "comenzará a dar los resultados que se pretenden". Para este fin, dijo para terminar, tienen que darse dos premisas. "Determinar fórmulas de facilitación de la contratación, sobre todo para las PYMES, y que en futuras coyunturas económicas adversas encontremos un vía de solución que no sea la destrucción de empleo", concluyó.