Las farmacias exigen al Gobierno de Canarias que haga efectivo el pago de las recetas dispensadas y facturadas al Servicio Canario de Salud (SCS) pendientes al día de hoy, ya que de no ser así recurrirán a los tribunales. En concreto, se trata de las facturas correspondientes a los meses de octubre, noviembre y diciembre lo que asciende a unos 105 millones de euros. Una cifra, que si no es ingresada en breve, se engrosará con la factura de enero de unos 35 millones de euros.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, Juan Ramón Santana, presentó ayer la petición por escrito a la directora del SCS, Juana María Reyes, detallando las vicisitudes de los dueños de estos establecimientos.

En la misiva Santana explica que la "situación es insostenible" actualmente porque "las previsiones y la planificación de pago que habían pactado se han incumplido".

El presidente argumenta que las pólizas de créditos individuales habilitadas para hacer frente a los retrasos del año anterior han finalizado y muchas de ellas no han sido renovadas por los bancos a las oficinas de farmacia que esperaban que se hiciera efectivo el compromiso adquirido de abonar dos facturas mensuales al mes hasta ponerse al día, a finales del mes de marzo.

De esta manera, los farmacéuticos advierten que deberán tomar "las medidas judiciales oportunas" para evitar cualquier tipo de responsabilidad que pueda recaer sobre las boticas por los problemas de abastecimiento que está generando.

Los propietarios de los establecimientos recuerdan a Sanidad que ellos sí han cumplido con sus compromisos, como es el caso de la puesta en marcha de la receta electrónica.

Además del pago, exigen que se firme cuanto antes la IV Adenda al Concierto entre el SCS y los colegios oficiales farmacéuticos canarios para poder garantizar la prestación en toda la comunidad.