La Consejería de Sanidad jubilará de manera forzosa en los próximos cuatro años a unos 400 médicos de todo el Archipiélago. La nueva normativa, que entró en vigor el pasado 1 de abril, obliga a todos los facultativos a abandonar sus puestos de trabajo al cumplir los 65 años sin opción a prórroga. Por ello, todos los profesionales que tenían ampliado su contrato hasta los 70 años han tenido que marcharse este mes de los hospitales y centros de salud, y aquellos que cumplen 65 en 2013 ya no pueden pedir una prórroga.

A los que abandonan la sanidad pública este año (142 tenían prórroga firmada), se les irán sumando otros que vayan cumpliendo la edad de jubilación a partir de 2014. La media de los especialistas que deberán salir del SCS será de unos cien al año, según cálculos del Sindicato Profesional de Médicos de Tenerife.

Esta organización sindical se hace eco de los datos oficiales aportados por el Servicio Canario de Salud (SCS) que a fecha de 31 de julio de 2012 contabilizaba: 149 médicos de 65 años o más; 430 de entre 60 a 64 años; 1.622, de entre 50 y 59 años; y 719, de entre 30 y 39 años. Los de la franja de entre 60 y 64 años son los que empiezan a marcharse a partir de ahora, es decir, los que cumplen 65 ahora se irán estos meses y el resto lo harán en próximos ejercicios.

La cifra de médicos que se jubilan en estas fechas es tan alta porque pertenecen a las primeras promociones de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, que inició su andadura en el año 1969. "Son profesionales que comenzaron a ejercer la medicina en Canarias a finales de los años 70 o a principios de los 80", puntualiza Levy Cabrera, secretario general del Sindicato de Médicos de Tenerife.

Por el momento sólo uno de los médicos que tenía una prórroga permanece en su servicio debido a la suspensión cautelar de la medida. Se trata de Ángel Trujillo Cubas, jefe del Servicio del Psiquiatría del Hospital Doctor Negrín. El resto ha denunciado la situación a través de los sindicatos o abogados particulares y están a la espera. Defienden que trabajar hasta los 70 años es un derecho adquirido.

En concreto, el Sindicato de Médicos de Las Palmas ha presentado 46 denuncias de profesionales, a la que se le suma una veintena del de Tenerife.

Muchos de los médicos a los que se le acercaba la hora de jubilarse tradicionalmente pedían una prórroga que era concedida por el SCS después de cumplir con una serie de requisitos, como las necesidades del servicio y mantener unas buenas capacidades físicas e intelectuales.

Estos profesionales continuaban trabajando en sus respectivas unidades hasta cumplir los 70 años. En estos casos, los especialistas consideraban que todavía tenían que aportar a la sanidad canaria.

Pero todos ellos, los que pidieron la prórroga y los que la estaban disfrutando, recibieron este mes una carta en la que les indicaba que su tiempo en la sanidad pública había terminado. Los afectados por esta normativa, que es extensiva a todas las categorías del SCS, lamentan sobre todo las formas con las que se les ha notificado.

"Esta no es la respuesta que se merecen estos profesionales después de tantos años de servicio, trabajando días enteros, haciendo guardias y esforzándose hasta sus límites", opina el secretario general del Sindicato de Médicos de Tenerife que denuncia que los despidos se han llevado a cabo de manera "indiscriminada".

Entre los profesionales despe-didos se encuentran varios jefes de servicio de diversos hospita- les canarios, así como otros médicos de renombre pioneros en la sanidad pública isleña que cuentan con una media de 40 años de antigüedad.

Por su parte, la Consejería de Sanidad asegura que en estos puestos vacantes se incorporarán "nuevos profesionales. En cambio, los sindicatos argumentan que detrás de esta decisión sólo se esconden "criterios economicistas" y que en la mayoría de los puestos que se han quedado vacantes no hay un sustituto ya asignado.

Asimismo, denuncian que el tipo de contrato que se les hará a estos nuevos integrantes de los servicios serán como los que están haciendo hasta ahora, temporales y sin garantías, es decir, lo que se denomina "contratos basura".

"La Consejería de Sanidad no nos garantiza que esas plazas se sustituyan. Queremos que esas plazas se ocupen, si se van 142 médicos, queremos 142 médicos. El Servicio Canario de Salud no puede perder más plantilla, en los últimos ejercicios se han reducido 3.000 contratos", denuncia Carmen Nuez, presidenta del Sindicato de Médicos de Las Palmas.