Canarias es una de las tres regiones españolas que ha perdido más profesores en la enseñanza pública no universitaria desde el curso 2010-2011, en términos porcentuales. La merma de 1.985 docentes, supone un recorte del 7,9% del personal docente en sólo dos cursos y sitúa a las Islas como la tercera comunidad autónoma de España en la destrucción de plazas en la escuela pública, habiendo pasado de 22.725 a 20.740 profesores, según datos del avance estadístico emitidos por el Ministerio de Educación.

En este ranking de reducción de profesores, sólo se tienen en cuenta los profesores adscritos al régimen general (primaria, ESO, bachillerato y FP) , no los del régimen especial ni los de adultos. El Archipiélago solo tiene dos comunidades por delante: Castilla-La Mancha, con un descenso del 14.33%, y Murcia, con un 8'83%. En el caso de Castilla-La Mancha, la comunidad ha culminado este curso con la friolera de 4.415 profesores menos con respecto al curso 2010-2011, en el que contaba con 30.814 profesores.

Aunque la enseñanza pública atraviesa momentos difíciles en general para el conjunto del territorio español, el problema se intensifica en el caso de Canarias, "donde se vienen disminuyendo las plantillas docentes desde hace varios años antes de que comenzara la crisis", según informó la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras en Canarias.

Las Islas se sitúan casi tres puntos y medio por encima de la media española por su reducción de plantilla. Según los datos del Ministerio, el conjunto de España cerró este último curso escolar 2012-2013 con 22.689 profesores menos en la enseñanza pública con respecto al curso 2010-2011, lo que supone una media de del 4,57% de profesores menos en todo el territorio español. Además de las tres comunidades citadas, también Navarra (-5,7%) y Baleares (-4,68%) superan dicha cifra. Por el contrario, La Rioja y Asturias son las únicas comunidades en las que ha aumentado el número de profesores en los dos últimos cursos, con un crecimiento del 6,05% y 2,02% del personal docente, respectivamente. También en la ciudad de Melilla ha aumentado en un 0'16% el número de profesores en la enseñanza pública.

Al mismo tiempo, el número de alumnos de la enseñanza pública ha aumentado en todas las comunidades, con una media de crecimiento del 3,63% de estudiantes matriculados en los centros españoles. El caso más destacado es el de La Rioja, donde el alumnado ascendió a 36.242 estudiantes en este último curso, frente a los 33.150 que cerraron el curso 2010-2011.

Este efecto ha sido posible gracias a las medidas de ajuste incluidas en el Real Decreto que aprobó el Gobierno estatal en 2012, y que permitía a las comunidades aumentar el número máximo de alumnos por aula, así como las horas lectivas de los profesores. Esto se tradujo en la destrucción de miles de puestos de interinos y, según el avance estadístico, en un aumento del número medio de alumnos por profesor de 10,6 a 11,5 en las enseñanzas no universitarias para este último año. En el caso de Canarias, el número de alumnos para este curso 2012-2013 ascendió a 272.294 estudiantes, lo que supuso un incremento del 1,01% con respecto a los dos cursos anteriores.