El Servicio de Urgencias del Hospital Doctor Negrín sufre estos días un nuevo colapso. Decenas de pacientes han tenido que ser colocados en camillas por los diferentes pasillos del servicio a la espera de ser trasladados a la planta correspondiente.

Fuentes del centro público hospitalario reconocieron ayer a este periódico que "en las últimas 24 horas ha habido un incremento de la afluencia de pacientes al Servicio de Urgencias con necesidad de ingreso", por lo que "el hospital está tomando medidas para agilizar estos ingresos".

Por su parte, el personal del Servicio Canario de Salud (SCS) asegura que el colapso de estos días se debe en gran parte al cierre de camas de las diferentes plantas del Hospital Doctor Negrín. Unas camas que fueron suprimidas durante el período estival y que el personal denuncia que todavía no se encuentran en funcionamiento.

La noche del pasado martes fue especialmente complicada para los trabajadores de este servicio, ya que los enfermeros de Urgencias tuvieron que atender al doble de pacientes que les corresponde por turno debido al abarrotamiento. La falta de espacio era tal que los pacientes se acumulaban uno detrás de otros por los pasillos y a algunos se les tuvo que colocar las bandejas de la comida en las propias sillas que utilizan los acompañantes.

La gerencia del centro hospitalario grancanario clausura normalmente parte de las instalaciones durante los tres meses de verano con la consiguiente reducción de camas justificada por la Consejería de Sanidad en una "bajada de la demanda asistencial", ya sea por Urgencias o por operaciones programadas. Por ello, según los trabajadores, los pacientes que llegan estos días por Urgencias tienen dificultades para pasar a la planta correspondiente y se acumulan en los pasillos.

El cierre de camas es una medida que ha sido tradicionalmente muy criticada por los sindicatos que defienden que el Servicio Canario de Salud (SCS) sólo persigue con ello ahorrar el personal que debería ser contratado para cubrir las vacaciones estivales.

El pasado mes de julio el Servicio de Urgencias del Negrín vivió una situación semejante que provocó que algunos pacientes tuvieran que esperar hasta cuatro días para pasar a planta. Después de varias jornadas de colapso, la gerencia del Negrín decidió entonces habilitar una planta para descongestionar el servicio.

Normalmente las Urgencias de los hospitales públicos canarios suelen sufrir algún tipo de saturación en los meses de invierno debido a los repuntes de la gripe, que afecta sobre todo a ancianos y a pacientes con enfermedades crónicas, pero cada vez es más frecuente que los colapsos se produzcan en otras épocas del año.