Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Adanowsky: "Necesito cambiar de piel, no podría atascarme en un estilo o personaje"

"Puedo decir que George Harrison me enseñó mis primeros acordes y gracias a él me dedico a la música", expuso el cantante galo.

El artista Adanowsky. LA PROVINCIA/DLP

DespuésEl ÍdoloAmador Ada

En primer lugar, tengo que deconstruir todos mis otros personajes. Se trata de un proceso un poco difícil porque tengo que reinventarme completamente: cambiar mi estilo de música, mi look, mis trajes... Todo esto me lleva un tiempo porque también acudo a clases para cambiar mi manera de cantar, que ahora es mucho más aguda. El resultado es que perdí mucho público, pero también gané otros. Ese era el riesgo.

Ada adopta la estética del glam rock, en la estela de Ziggy Stardust, de David Bowie, ¿cómo surge este concepto?Ada

Ada es mitad hombre, mitad mujer, porque todos tenemos un lado masculino y otro femenino. Cuando yo iba a nacer, mis padres creyeron que iba a ser niña así que fui criado en la panza de mi madre como mujer. Ellos me iban a llamar Ada así que, cuando nací, me llamaron Adán, pero he vivido con el fantasma de Ada toda mi vida, así que supe que tenía que hacer un acto psicomágico en el que incorporar esta psicosis para deshacerme de ella en un momento dado. Como hago siempre, al final de la gira, mataré a Ada en el escenario. En cuanto a Bowie, mucha gente piensa que lo imité pero juro que no lo pensé cuando lo hice. Por supuesto, me encanta Bowie pero hice esto sólo para mí mismo, como un trabajo psicológico.

¿Qué supone para usted matar a un personaje para luego adentrarse en la piel de otro?

La idea es deshacerse del pasado para vivir en el presente. No tengo ataduras ni tatuajes porque soy un ser inconstante, siempre necesito ir cambiando de piel como una serpiente y no podría quedarme atascado en un solo personaje o estilo de música.

¿Cómo influyeron sus años en México para mudarse de piel?

Me marcaron muchísimo. Antes, yo era un francés, pero me harté de la Francia y me fui a vivir a Los Ángeles y, después, a México, que me recibió con los brazos abiertos. En realidad, he desarrollado toda mi carrera en México y la experiencia fue magnífica porque allí tuve la posibilidad de hacer unos espectáculos muy grandes, con guitarristas volando, romanos en el escenario y una vagina gigante. Aquello me abrió la mente.

En

En realidad, siempre he escuchado esa música pero no me he atrevido a hacerla. De pronto, un día me decidí a intentarlo, hice una canción y me encantó. Además, yo siempre hacía discos calmados y, después del escenario, tenía que retranscribirlos y rearreglarlos para hacerlos muy movidos. Este es el primer disco que suena igual tanto en el disco como en el escenario.

En este álbum recupera el espíritu de los 60, con ciertos aires de Prince, ¿cuáles han sido sus referentes?

No sabría nombrar cuáles son mis influencias pero te diré que, precisamente, en el escenario toco con el tecladista que tocó con Prince en París, y que mis coristas cantaron con Bowie en Francia.

¿Y es cierto que George Harrison le enseñó a tocar de niño sus primeros acordes?

Es cierto. Estuve en su casa en Inglaterra, con mi padre, y había una guitarra con la que me enseñó a tocar tres acordes. Así que, gracias a él, me dedico a la música, porque en mi familia nadie sabía tocar y yo no tenía ni idea de lo que era. Aquello me cambió la vida. Si puedes citar que un Beatle me cambió la vida, estaría genial.

¿Cómo ha marcado su vida el nacer en una familia de artistas?

Recientemente, escribí una larga carta a mi padre, Alejandro Jodorowsky, que recomiendo a todos que lean. Se titula Carta a mi padre y puede encontrarse en la página Planosinfin o en mi perfil de Facebook, donde cuento todo lo que ha significado ser hijo de mi padre. Resulta tan largo de contar que tuve que dedicarle este texto.

Este álbum muestra su reverso más luminoso, ¿refleja un nuevo estadio vital, al margen de Ada?

En efecto, porque antes cantaba pura tristeza, quizás porque a menudo me sentía muy solo o deprimido. Aquello gustaba, pero transmitía mucha melancolía y yo quería entregar algo positivo. Creo que el papel del artista hoy es mejorar el mundo con un mensaje positivo. Y yo, extrañamente, he dejado de sufrir y me siento más feliz porque antes tenía varias crisis depresivas que ya no tengo. Creo que se debe a cantar música más positiva, porque eso entra en el inconsciente.

Dice que esta gira ha sido la más espectacular de su carrera, ¿qué ofrecerá esta noche en su concierto en Las Palmas?

Sin duda, esta es la gira más trabajada, porque he ensayado durante más de dos meses para que el soul y la iconografía sean muy potentes. Además, hay mucha conexión con los otros músicos y cada cual tiene su lugar en el escenario. Así que lo de esta noche va a ser un súperespectaculo inolvidable. Muchísima gente dice que es uno de los mejores conciertos del año, ¡no es broma! En cada concierto, siempre se acerca alguien a decírmelo. Hoy espero estar a la altura.

Compartir el artículo

stats