Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benítez de Lugo: "Mi madre tomaba el té en el Palacio de Liria en Madrid"

El hijo de la III Marquesa de Arucas conoció en su infancia a Cayetana de Alba - Nobles de Canarias lamentan la muerte de la duquesa

Juan José Benítez de Lugo y Massieu, presidente del Gabinete Literario, conoció durante su infancia, en Madrid, a la Duquesa de Alba, a través de su madre, Rosario Massieu y Fernández del Campo, III marquesa de Arucas, y d e su padre Luis Benítez de Lugo y Ascario, marqués de la Florida.

"Yo recuerdo saludarla, pero tampoco la traté mucho. Realmente quien la conocía era mi madre que, aunque era un poco mayor que ella, tenía unos ocho años más, eran amigas. De hecho recuerdo ver alguna foto que me enseñó mi madre cuando iba con otras amigas a tomar el té en el palacio de Liria en Madrid. Yo era pequeño y ella me contaba que había sido invitada por la duquesa de Alba".

Benítez de Lugo, conoce a varios de los hijos de la Duquesa, a Fernando y a Cayetano, pero sobre todo a la hija, Eugenia Martínez de Irujo. "Eugenia vino a Las Palmas cuando era muy joven, hará cerca de 30 años , e incluso llegamos a salir un par de veces, yo debía tener como 16 o 17 años".

El presidente del Gabinete Literario, recuerda a la duquesa de Alba como una persona "enormemente comprometida" con la cultura. "Yo creo que la trayectoria que ella tuvo con su segundo marido Jesús Aguirre le marcó definitivamente porque fue el que hizo la Fundación Casa de Alba. Pienso que la duquesa fue una persona muy comprometida con la cultura y, que parte de la historia cultural de España, sobre todo en lo que respecta a la pintura, no se podría entender sin la Casa de Alba. Yo resaltaría eso, sobre todo, de la figura de Cayetana de Alba, además de que fue una persona muy importante, de trato afable y sencilla", concluyó Juan José Benítez de Lugo.

Alejandro del Castillo, conde de la Vega Grande, también lamentó ayer la muerte de la duquesa, aunque no tuvo ocasión de conocerla personalmente.

"Realmente la he conocido como la ha conocido todos los españoles, porque Cayetana de Alba ha sido la persona más popular del mundo de la nobleza en España", afirmó el noble canario.

El conde de la Vega Grande calificó como "una gran señora", la figura de la duquesa de Alba, y lamentó que en ciertas ocasiones no se le tratara con el respeto que se merecía. "Me ha dado mucha pena ver como la han tratado algunos medios de comunicación en muchas ocasiones, incluso se han reído de ella como si fuera un muñeco. Ahora lo que nos queda es rezar por su alma, eso es lo que hay que hacer. Ha sido una gran señora, más no se puede pedir", reiteró.

Francisco Marín-Lloris, marqués de la Frontera, tampoco la conoció personalmente. "He coincidido alguna vez con ella, pero no la conocí", aunque si conoció a su primer marido, Luis Martínez de Irujo, hijo de los duques de Sotomayor y marqueses de Casa Irujo.

"La duquesa de Alba fue una mujer muy popular, muy independiente, y una persona querida, como así lo está demostrando el pueblo, sobre todo de Sevilla, con el que ella participaba muy directamente".

Compartir el artículo

stats