El número de casos declarados de sífilis en España ha experimentado un importante crecimiento en seis años al pasar de cerca de cuatro infecciones por cada 100.000 habitantes en 2006 a 7,8 en 2012, cuando se confirmaron un total de 3.641 contagios. Son datos del informe anual 2012 del Instituto de Salud Carlos III sobre los Resultados de la Vigilancia Epidemiológica de las Enfermedades Transmisibles, difundido ayer, y que revela que desde 2007 y hasta ese año el 6% de las muertes fueron causadas por este tipo de patologías. La prevalencia de la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual que en sus fases más avanzadas puede atacar directamente al sistema nervioso o algún órgano, fue mayor en Baleares (13,4 por cada 100.000), Madrid (12,5) y Canarias (10,9).