Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música 'Symphonic Rhapsody of Queen'

Altibajos de una reina

La idea de unir una orquesta a una banda de rock con cuatro cantantes, para interpretar temas del grupo británico Queen prometía un espectáculo sorprendente, pero el resultado fue bastante desigual.

En ocasiones la música era estridente, especialmente en las notas más bajas, que parecían reverberar en la sala, sin embargo en otros momentos el sonido era óptimo. En consecuencia, sólo se consiguió alcanzar la energía y la magia de los mejores conciertos en en temas como Bohemian rhapsody, We will rock you, Who wants to live forever, Barcelona, The show must go on, I want to break free y Radio Ga Ga. En la segunda parte del concierto el sonido había mejorado indudablemente, pero al igual que en la primera mitad no se conseguía oír determinados instrumentos de la orquesta, especialmente los violines. A pesar de este inconveniente, el ritmo de la actuación se dinamizó mucho y consiguió que el espectáculo fuera más participativo, algo que el público echaba de menos desde el comienzo, porque los cantantes no habían saludado a los espectadores ni se habían dirigido a ellos previamente. Todo terminó con un gran derroche de energía y tras interpretar temas que la banda Queen solía versionar en sus conciertos como Jailhouse Rock de Elvis Presley y Tutti Frutti de Little Richard, los cuatro cantantes recorrieron el pasillo del patio de butacas saludando al público mientras cantaban nuevamente We will rock you.

De esta manera finalizó un concierto que aunque comenzó bastante flojo consiguió irse animando, especialmente en la segunda mitad, consiguiendo una sintonía y cercanía con los espectadores que logró que olvidásemos los fallos de sonido y la indiferencia que en un principio los cantantes mostraron al público. Lo mejor fue sin duda el virtuosismo del guitarrista y la cálida voz de la cantante neoyorquina Michele McCain, que dio un ligero toque soul a los temas de la banda británica, que volvió a reinar una noche más, pero de manera un tanto desigual.

Compartir el artículo

stats