Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Materno prepara un protocolo para reducir las radiografías en menores

El hospital reconoce que la mitad de las pruebas solicitadas son innecesarias - Varios estudios las relacionan con el desarrollo de cáncer a largo plazo

El Materno prepara un protocolo para reducir las radiografías en menores

El Materno prepara un protocolo para reducir las radiografías en menores

Entre un 30 y un 50 por ciento de las pruebas radiológicas a las que se somete a los menores en el Hospital Materno - Infantil son innecesarias. Actualmente los pediatras de este hospital público trabajan en un nuevo protocolo para reducir las radiografías entre la población infantil, después de que varios estudios hayan comprobado su relación con el desarrollo de cáncer a largo plazo.

La jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Materno - Infantil, Svetlana Pavlovic, reconoce que cerca de la mitad de las pruebas que se realizan en el centro hospitalario grancanario se podrían suprimir o aplazar en función de la evolución del paciente.

"Las pruebas que hacemos en Pediatría son en su mayoría valiosas e indicadas, pero algunas veces podemos esperar antes de solicitarlas porque pueden perjudicar al paciente. Posteriormente, si el tratamiento al que se somete al paciente no tiene respuesta, sí se puede acompañar de una prueba", considera la pediatra.

Pavlovic admite que es complicado disminuir el número de pruebas porque la presión de los padres es muy fuerte y en muchos casos no entienden que son innecesarias. Pese a la reticencia de los progenitores, la jefa del servicio explica que cada vez son más conscientes de que por regla general hacer una radiografía no soluciona el problema. "Si se les informa bien, los padres de los pacientes lo aceptan. Antes lo pedían más" afirma.

Desde hace unos años el Materno - Infantil trabaja por reducir las radiaciones ionizantes en los niños, principalmente las radiografías y los TAC. Actualmente, a raíz de los nuevos estudios, los médicos de los servicios implicados en el diagnóstico de estas pruebas están revisando los protocolos. Por ejemplo, en términos generales, se realizan muy pocas radiografías por apendicitis, por infección de vías respiratorias altas o por traumatismo craneal, a no ser que el especialista lo considere necesario.

Precisamente el pasado mes de diciembre la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram) presentó unas recomendaciones para médicos, radiólogos y pacientes con el objetivo de reducir estas intervenciones. Según la Seram, el 30% de las pruebas radiológicas realizadas en España son innecesarias, es decir, no han demostrado eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa, no son coste-efectivas o no son prioritarias para los menores.

En esta línea, los especialistas del Hospital Materno- Infantil aconsejan suprimir o aplazar las pruebas en base a la evolución del menor. Esto es así porque puede suceder que el primer día de fiebre se le haga una radiografía de tórax a un niño y ésta salga normal, pero al día siguiente desarrolle una neumonía.

"La imagen radiológica necesita la evolución de un cuadro clínico. Esto supone que a este niño se le deben hacer dos o tres radiografías más. Siempre es más prudente y más beneficioso para el paciente esperar. Una radiografía no va a modificar el tratamiento", asegura la jefa del Servicio de Pediatría del Materno que explica que si el médico sospecha que un paciente tiene una neumonía, le receta un antibiótico, tenga o no radiografía, porque lo que "nos preocupa es el estado clínico del paciente".

La reducción del número de pruebas también es evidente en los casos de traumatismo craneal, ya que no está indicada a no ser que el paciente tenga una exploración neurológica de riesgo o que si se considera conveniente, se le someta a una prueba de un escalón más alto, como una tomografía. Normalmente en estos casos se deja en observación al paciente de seis a doce horas y en función de su evolución, se decide si es beneficioso realizar un estudio de imagen.

Pero cuando se le dice a un padre que lo mejor es esperar, no siempre la respuesta es positiva. Los especialistas reconocen que suelen toparse con las protestas de los padres que no son conscientes de los efectos negativos de estas pruebas y exigen un diagnóstico inmediato.

La insistencia de diferentes sociedades, como la Seram, sobre los aspectos perjudiciales en menores viene dada porque la cantidad de radiación se acumula durante toda la vida. "No sabemos a cuánta radiografía va a estar sometido un paciente a lo largo de su vida y como es perjudicial para la salud, debemos tener mucho cuidado", concluye Pavlovic.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats