Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Discapacidad y mujer, doble reto social

Feaps Canarias impulsa la campaña 'Yo también cuento' para hacer visibles las trabas sociales que sufren las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo

Natalia Cañeque (i) e Irene Rodríguez en la sede de Feaps Canarias.

Natalia Cañeque (i) e Irene Rodríguez en la sede de Feaps Canarias. JOSÉ CARLOS GUERRA

"Quiero elegir la ropa que me pongo, cómo peinarme y cómo sentirme, no me gusta que me protejan como si fuera una niña". "Quiero ir de la mano de mi pareja paseando sin que me miren". "A muchas nos han esterilizado sin consultarnos ni explicarnos".

Estos son algunos de los testimonios de mujeres con discapacidad intelectual o de desarrollo que han participado en la campaña Yo también cuento, una iniciativa de Feaps Canarias (Federación regional de organizaciones en favor de personas con discapacidad intelectual) en colaboración con la Consejería de Juventud e Igualdad del Cabildo Insular de Gran Canaria. El objetivo es hacer visible la realidad de las mujeres con discapacidad intelectual o de desarrollo y proporcionarles herramientas que les permita combatir las barreras sociales en ámbitos como el derecho e igualdad de género; participación y empoderamiento; vida afectiva y sexualidad; y autoestima y cuidado personal.

Natalia Cañeque, gerente de Feaps Canarias e Irene Rodríguez, responsable del programa de apoyo a la mujer de la citada Federación regional, hacen un balance de la campaña, desarrollada por tercer año consecutivo, cuya esencia se sustenta en dar la posibilidad a este colectivo de alzar su voz, de contar su realidad, sus miedos, sus anhelos, de resolver sus dudas y, sobre todo, de recibir el apoyo y la información necesaria para ser independientes.

"Las mujeres con discapacidad intelectual o de desarrollo son un colectivo poco visible y eso es algo que hay que combatir, hay que mostrar su realidad, darla a conocer, y de ahí surge la campaña Yo también cuento. La mujer sigue sufriendo situaciones de vulneración, si además tiene una discapacidad dicha situación aumenta y si esa discapacidad es intelectual mucho más", indicó Cañeque. "La idea de la campaña surge desde dentro hacia fuera, desde la recogida de información en los talleres con las propias mujeres, desde su propia voz, de lo que se habla día a día respecto a sus necesidades, inquietudes y deseos, hacia la sociedad en general", apuntó Rodríguez.

Para llevar a cabo estos objetivos, se desarrollaron una serie de talleres. Como novedad, en la última edición, se impulsó la participación de hombres con discapacidad intelectual o del desarrollo, con el fin de ampliar la mirada hacia la importancia de los derechos y la igualdad desde una perspectiva de género.

"Al final esto es una cuestión de todos. Trabajamos con mujeres, hablamos de igualdad y de derechos, pero luego volvemos a casa y tenemos una realidad con nuestra pareja, familia, amigos... Si trabajamos de forma conjunta sumamos. Por ese motivo este año hemos incorporado la participación de hombres en los diferentes talleres. Esto nos ha permitido hablar de responsabilidad mutua, de igualdad, de mitos entre unos y otros, conflictos de pareja... Dentro de las políticas de igualdad no podemos olvidar que esto es un trabajo conjunto, de cambio, en el que participamos hombres y mujeres".

En los diferentes talleres han participado de forma directa 69 personas, 50 mujeres y 19 hombres; aunque también se ha contado con la presencia de familiares, parejas y profesionales de las diferentes asociaciones.

De los talleres surgió el lema de la campaña Yo también cuento, que finalizó el pasado mes de diciembre, tras trabajar diferentes aspectos como la autoestima, los cuidados personales, la sexualidad... La iniciativa ha favorecido que las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo hayan ganado en autonomía, y formación sobre sus experiencias, sus relaciones, su cuerpo, su sexualidad, fomentando la igualdad y la responsabilidad. "Les ha permitido conocerse, informarse, expresarse y reconocer los límites de cada persona. Todo ello encaminado a que puedan lograr una vida satisfactoria y segura".

La expresión de cada realidad se recogió en un tríptico que ilustra la campaña con las frases que mejor reflejan las reivindicaciones de este colectivo: "Ahora conozco mis límites para reconocer abusos, la violencia y lo que me hace daño en pareja"; "Yo también se cuidarme y quererme"; "Quiero que me expliquen los métodos anticonceptivos y a veces nos mienten sobre la sexualidad"; "Me gustaría que el médico me explique las cosas a mi sobre mi cuerpo y no solo a mi familia". Estos son algunos ejemplos.

"Fueron estas mujeres las que protagonizan la campaña. Ellas han dicho yo también cuento, yo también amo, siento, decido, escucho, aprendo, respeto y yo también opino, ¿ y tú, cuentas conmigo? En definitiva, son personas que quieren elegir, quieren saber, entender, decidir.... a lo mejor tenemos que dedicarles más tiempo en explicarles las cosas, en informarlas, adaptar nuestro lenguaje, pero lo podemos hacer. El mensaje es bien sencillo, hay que contribuir a que estas mujeres sean protagonistas de sus propias vidas", subrayaron Rodríguez y Cañeque.

El objetivo de Feaps Canarias es dar continuidad a este programa en 2015 y ampliar su duración, una de las principales demandas de este colectivo, que gracias a esta iniciativa empiezan a contar para la sociedad, su sociedad, la sociedad de todos.

Compartir el artículo

stats