Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El servicio de Urgencias del Negrín sufre uno de sus peores colapsos por la gripe

Los pacientes se acumulan en una treintena de pasillos - El personal sanitario denuncia que la saturación se debe al recorte de personal y al cierre de camas

El servicio de Urgencias del Negrín sufre uno de sus peores colapsos por la gripe

El servicio de Urgencias del Negrín sufre uno de sus peores colapsos por la gripe

Urgencias del Hospital Doctor Negrín vive estos días unos de los peores colapsos de los últimos años, según denuncian los trabajadores del servicio. La llegada de la gripe a la comunidad canaria ha provocado un notable aumento de la afluencia, que ha desbordado al personal sanitario de este centro público hospitalario.

Los pacientes se acumulaban ayer en una treintena de pasillos del servicio, junto a sus respectivos acompañantes. En la madrugada de este martes eran cerca de 180 usuarios los que debían ser atendidos por el personal sanitario. Durante el día de ayer más de 40 pacientes esperaban para ser ingresados en la planta correspondiente.

Los picos de afluencia se repiten desde las pasadas navidades, cuando la combinación entre la calima y el frío disparó las consultas en Urgencias, debido en buena parte a problemas respiratorios de pacientes crónicos y ancianos. Pero ahora la situación se ha agravado con la gripe, cuya llegada se ha adelantado en las Islas dos semanas.

Los trabajadores del Servicio Canario de Salud (SCS) denuncian que la saturación que sufre Urgencias del Negrín es la consecuencia de los "continuos" recortes de personal y la supresión del número de camas, lo que conlleva que los pacientes no puedan ser ingresados en la planta correspondiente y que deban esperar hasta varios días en Urgencias.

Como ejemplo, el personal sanitario denuncia que ayer en Urgencias había ocho pacientes críticos, de los cuales cuatro estaban entubados, en un espacio para seis "por culpa" del cierre de camas en la Unidad de Medicina Intensiva (conocida como UMI o UVI).

El personal reconoce estar "agotado" y "desmoralizado" por las duras y largas jornadas que deben soportar. Además, los trabajadores temen que en cualquier momento puedan cometer algún error con un paciente porque se encuentran "totalmente desbordados".

La consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, reconoció ayer que existe una "sobrecarga" de todos los servicios de Urgencias de los hospitales públicos canarios, pero garantizó la atención de los usuarios.

Mendoza explicó ayer, durante la presentación del catálogo de pruebas diagnósticas, que Sanidad está tomando medidas para descongestionar estos servicios, como es concertar camas con las clínicas privadas para derivar pacientes.

"Hemos incrementado el número de camas concertadas en Gran Canaria y Tenerife", aseguró la consejera, que no quiso decir cuánto le cuesta a Sanidad esta medida tan criticada por los sindicatos. "El precio depende del número de días y de estancia" y "varía según los niveles", respondió Mendoza a los periodistas.

La consejera insistió en que no es la primera vez que se solicita la colaboración de las clínicas privadas para aliviar los picos de afluencia de Urgencias y que volverán a pedir más camas cuando sea necesario.

La semana pasada Sanidad pidió a las clínicas privadas de Las Palmas que dispusieran de 40 camas para estos días ante la llegada de la gripe. Hasta ese momento había solicitado una treintena de camas, pero incrementó la petición en 10 más en previsión de la llegada de más casos de gripe.

La consejera aprovechó ayer para recordar que, según los últimos datos (correspondientes a la semana del 19 al 25 de enero) en Canarias se registraron 217 casos de gripe por cada 100.000 habitantes, lo que "ha provocado una sobrecarga" en los servicios.

"A la gripe típica en estas fechas se han unido otros factores menos habituales, como la calima fría y cierto repunte de las afecciones respiratorias", añadió la máxima responsable de la sanidad canaria.

Compartir el artículo

stats