Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los libreros apuntan que el cierre de establecimientos ya ha tocado fondo

Medio centenar de librerías de la provincia mantienen un negocio que ha perdido en los últimos tres años un 40% de sus ventas por culpa de la crisis y Amazon

Antonio Rivero. LP / DLP

Con una caída del 40% de los ingresos por ventas, acumulada en los últimos tres años, los libreros de la provincia consideran que el cierre de establecimientos ya ha tocado fondo y que este 2015 concederá más estabilidad al sector tras mejorar en 2014 la facturación en torno a un 5%.

Antonio Rivero, vicepresidente de la Asociación de Libreros de Las Palmas, calificó ayer como "tragedia para la ciudad" el cierre de la librería Nogal, que se consumará el 21 de este mes después de estar en el mercado 34 años. "Una librería no es un comercio más. Tiene un valor cultural que hay que tener en cuenta. Estos son tiempos difíciles con el final de bastantes librerías emblemáticas en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Santander".

Rivero apuntó que la tendencia es que la desaparición de librerías "ha tocado fondo. Las que dependen mucho de los libros de texto puede que sigan cayendo por la irrupción del libro digital en la escuela, tanto en Canarias como en el resto del Estado. Y por que las editoriales se han dedicado a vender en los colegios directamente".

Antes de 2013 el sector engordó a cuenta de las tarjetas escolares para adquirir libros de texto. De tal manera que en la provincia se llegaron a contabilizar unos 180 establecimientos. "Pero al desaparecer esas ayudas a las familias para la compra de libros escolares, nos hemos quedado con unas 50 tiendas especializadas", según Rivero, propietario de la librería Canaima de la capital grancanaria.

En este sentido, los datos evidencian el impacto de la reducción de esas ayudas de las administraciones públicas en todo el Estado a las familias. Se estima que en los últimos cinco años se suprimió alrededor de las tres cuartas partes de esas bonificaciones al alumnado.

Pérdidas

El pasado año la red de librerías especializadas de la provincia perdió cinco establecimientos "pero la mayoría de ellos, si no todos, fueron cierres motivados por la jubilación del propietario", según Rivero. Con todo, la crisis económica generalizada ha marcado un punto de inflexión en estos negocios, una tendencia en el comercio minorista de Canarias y en el ámbito nacional. Cada año, y desde 2008 cuando empezaron sus efectos, las librerías han visto descender su volumen de negocio en torno a un 8%.

Hay muchas semejanzas, por no decir totales coincidencias, con el comportamiento del sector en el resto del Estado, en opinión del vicepresidente de los libreros de Las Palmas. "Entre un 20% y un 15% de la pérdida de ventas estimamos que tiene que ver con la crisis económica".

Sin embargo, no corre paralelo el número de ejemplares vendidos, que se mantiene en el nivel anterior a la crisis. "La gente compraba antes ediciones más caras, con tapa dura. Cuando se ha recortado el nivel adquisitivo se ha optado por ediciones más baratas. Las editoriales se han adaptado a la crisis con ese tipo de libro", afirma Antonio Rivero.

Otra causa de la reducción, "aunque no tanto como se le achaca", es el libro electrónico, que puede ser el responsable del 4% del recorte en las ventas. "No es determinante", opina Rivero, que apunta que la mayoría de las librerías no venden versiones digitales de los libros impresos. "Incluso para los que ofrecemos el formato digital la venta es mínima. En torno a quince ejemplares al mes". Lo que no quiere decir que las descargas ilegales no afecten al sector. "Sí repercute en el papel pero no disponemos de cifras sobre piratería", aclara.

La otra gran fuente de pérdida de negocio es Amazon. Desde que desembarcó la multinacional estadounidense de comercio electrónico en España el sector se resiente ante la competencia que suponen los envíos gratuitos y los descuentos de al menos el 5% en los productos. La incidencia en las librerías especializadas canarias se sitúa en torno al 15% de disminución por la fuerte competencia de este gigante en Internet.

Ingresos

Pese a los datos negativos con que acabó 2014 para el sector, Canarias consta como una de las comunidades autónomas con más librerías por cada 100.000 habitantes. Según el Mapa de Librerías de 2013, elaborado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), esa ratio era de 13,8 establecimientos en la región, por 9,2 la media estatal.

En el Archipiélago se contabilizaban en total 292 librerías, de ellas 140 en la provincia de Las Palmas. Una cifra que Antonio Rivero achaca a las ayudas públicas a los libros de texto ya apuntadas, ahora prácticamente desaparecidas.

El informe, el último publicado, señala un 4,9% de librerías con ventas de 1,5 millones de euros. Pero la realidad es bien distinta, según Rivero, pues las que más venden, una minoría, ingresarían entre 600.000 y 1,5 millones de euros.

Compartir el artículo

stats