Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Director ejecutivo de Unicef España

Javier Martos: "Los niños son los más afectados por la crisis y a los que menos se protege"

"La situación de los menores que viven en familias grandes o monoparentales es ahora más precaria", apunta el responsable

Javier Martos, director de Unicef, durante su visita a Gran Canaria.

Javier Martos, director de Unicef, durante su visita a Gran Canaria. J. C. CASTRO

¿Cómo ha influido la crisis en la situación de los menores en España?

Lo que ha ocurrido es que la pobreza se ha profundizado y ha crecido. Hay un problema estructural de políticas públicas en relación a la infancia, que ninguno de los gobiernos ha sido capaz de atajar. Luego, el modelo está desarticulado. Una de las recomendaciones de los Derechos del Niño de Ginebra es que España debe articular bien las políticas nacionales, autonómicas y locales. Nosotros en el informe de junio de 2014 ofrecimos propuestas concretas y el coste de las medidas de tipo económico, como aumentar las prestaciones por niño a cargo, aumentar el número de personas que la reciben o aumentar también la inversión del Estado. En España invertimos el 1,4% de nuestro Producto Interior Bruto mientras que la media europea es del 2,3%. Hay una inversión deficiente y unas políticas públicas inadecuadas que no están generando la capacidad de sacar a los niños de la pobreza como se debiera.

¿Cree que el Gobierno de España mira hacia otro lado cuando se habla de pobreza infantil?

La parte social y todo lo que tiene que ver con Infancia y Familia son conscientes. Las organizaciones que trabajamos en temas de infancia hemos logrado que el tema esté en el debate público. No nos preocupa determinadas personas dando unas declaraciones. Lo que nos preocupa es que en los programas políticos esté como un eje trasversal importante. Eso lo hemos conseguido porque antes ni existía. Ahora mismo es ineludible que tenemos que tener una política pública de infancia acorde con nuestros vecinos europeos.

¿La situación va a peor?

Lo que dicen las organizaciones que trabajan en acción social, porque nosotros trabajamos más en cuestiones de influencia política, es que lo colectivos que ya estaban una situación de pobreza, están más afectados. La situación de los niños que viven en familias muy grandes o en familias monoparentales es más precaria que antes de la crisis porque está relacionado con el mercado laboral. En muchas comunidades autónomas además de generar desempleo hay una precarización del empleo, gente que trabaja menos horas y gana menos dinero. Eso está relacionado con la pobreza de los niños.

Según el informe de Unicef, el 35% de los niños canarios está bajo el umbral de la pobreza, mientras que la media españo-la se sitúa en un 27,5%, ¿está relacionado también con el desempleo?

En las comunidades autónomas que hay temporalidad en el trabajo afecta muchísimo la precarización del mercado laboral. Hay un fenómeno nuevo en la sociedad española, la vía de inclusión tradicional ha sido el empleo y ahora no lo es. Lo cual obliga que las medidas de política pública hagan un mayor esfuerzo e inviertan más, si no, lo que se va a dar en el futuro es que no hay igualdad de oportunidades desde la infancia y que haya una serie de colectivos que estén afectados mucho más que otros por la situación de pobreza infantil.

En Canarias se ha firmado recientemente el Pacto por la Infancia, ¿en comunidades como esta son aún más importantes los acuerdos políticos?

Estos cambios son los que nos ilusiona. Esa necesidad que están viendo desde todas las entidades, gracias a la presión social de las organizaciones y de la ciudadanía, que exigen cada vez más que haya para sacar la pobreza a los niños y que por que haya una igualdad de oportunidades desde la infancia. Por eso pensamos que en las nuevas legislaturas y en los nuevos programas electorales el tema de infancia no será algo marginal. Hasta ahora el tema no existía, pero ya se dan cuenta de la necesidad de programas específicos y de trabajar sin partidismos porque aquí nos estamos jugando en presente y el futuro del país.

¿Qué significado tiene el pacto?

Significa una propuesta de cambio en las políticas de infancia y vamos a dar seguimiento a esas políticas que revierta en una mejor coordinación entre las administraciones. Es un tema que el comité de los Derechos del Niño denuncia que está fragmentada. Una de las cosas que vivimos es que se pasan la bola entre las administraciones, Cabildo, Ayuntamiento... Tenemos que cambiar eso y empezar por una coordinación de las acciones.

¿Conlleva un presupuesto económico?

Eso esperamos nosotros. Nosotros hemos aprendido y no queremos que se quede en una mera foto. Vamos a crear comisiones de seguimiento porque tenemos una estrategia clara de defender los derechos de la infancia sin partidismo porque sería un riesgo que afectaría a los niños. Lo que es urgente es cambiar las dinámicas de política y de inversión en la infancia. Tiene que verse como un colectivo como unas necesidades y unos derechos que no se están cubriendo porque no votan. Los niños conforman el grupo más afectado por la crisis y sobre los que menos medidas se han adoptado para protegerlos.

¿Tienen un cálculo de cuánto dinero se debería destinar a este colectivo?

Una de las propuestas que poníamos en el informe de junio de 2014 era de 9.000 millones de euros para tener una prestación por hijo a cargo universal, porque entendemos que las políticas deben ser universales. La población más vulnerable debe ser la que acceda a estas medidas.

¿Como sería la prestación que proponen?

Esta prestación ya existe, lo que apostamos es por aumentar el número de personas que lo reciben y por aumentar el importe que reciben por cada uno de los hijos. En España, en relación al contexto europeo, es donde menos políticas de infancia y de familia hay. Lo que intentamos es acercarnos a esa media del 2,4 % en inversión, es casi un punto de diferencia. Además de poco, es ineficaz porque no conseguimos sacar a los niños de la pobreza.

Unicef ha hecho recientemente el mayor llamamiento económico de la historia, ¿a qué se debe?

Es el momento de la historia que más niños están afectados por catástrofes o conflicto bélicos. En Sudán del Sur hay 50.000 niños afectados por una situación de hambruna; en Siria con los niños refugiados; y las consecuencias del ébola. Luego hay otros conflictos, como el República Centroafricana, donde también se ven afectados.

¿Cree que se habla de manera excesiva del aspecto económico y se dejan de lado los derechos humanos?

Todo lo que habíamos avanzado en la construcción de derechos humanos, la construcción de la ciudadanía de la infancia a partir de la Convención de los Derechos del Niño ha visto un retroceso. Vivimos un retroceso, con una visión excesivamente economicista de la vida social y eso afecta a la cotidianidad y los derechos de la infancia en muchos lugares.

Compartir el artículo

stats