Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Restauradora

Marta Plasencia: "Tuvimos que poner a punto las obras porque la arenisca se deshace"

"Hay piezas que no se trajeron para incorporarlas a la muestra por sus grandes dimensiones", anuncia la rehabilitadora del museo de arte

Marta Plasencia, ayer, durante la presentación de la muestra en el San Martín, junto a una de las obras.

Marta Plasencia, ayer, durante la presentación de la muestra en el San Martín, junto a una de las obras. JUAN CARLOS CASTRO

¿Cómo ha sido el trabajo de selección de estas obras?

Ha partido del propio personal del CAAM, como un trabajo entre el director y la coordinadora, Mari Carmen Rodríguez, que han hecho la selección. Se incluyó la obra que estaba repartida pero que se podía trasladar. Hay piezas de arenisca restauradas que no se trajeron por las dimensiones. Hace doce años se restauraron más de doce piezas con un restaurador de Barcelona llamado Manuel Solá.

¿En qué ha consistido la restauración de este año?

Se les ha hecho una puesta a punto. Sólo una, la de un gato en madera de caoba, ha sido restaurada en sentido amplio. A casi todas se le ha hecho un tratamiento consistente en encerar, cepillar, etc., un tratamiento de limpieza y acabado.

¿Qué daños que se encontraron en la mayoría de las obras?

Consistían en un barniz envejecido, o en pérdidas de soporte de la madera por los anclajes de la pieza superior. Por este motivo, se les hizo una eliminación del barniz oxidado y deteriorado, se le volvió a barnizar y se han integrado las partes de soporte perdido. A algunas se les ha dado cera y alguna reintegraciones puntuales por pérdidas de la patina. Muchas de las areniscas, por roce, pierden el color, y se hacen reintegraciones de abrasiones leves que sufren por traslado o por estar almacenados.

¿Qué obras destacaría entre las inéditas que se exhiben?

El hecho de haber recuperado una pieza que ha estado colgada de unas cadenas en la antigua fábrica de la leche Sandra es positivo. Es una arenisca que no se ha restaurado. Pero ahora se restaurará. Se limpió, se retocó un poco, porque tenía suciedad acumulada, y abrasiones de las mismas cadenas. Se le ha hecho una intervención de emergencia. Pero la idea es recuperarla y reintegrar el soporte en un futuro inmediato. También destacaría los planos del monumento a Tomás Morales. Es inédito. Estaban en los depósitos del CAAM y no se habían enseñado nunca.

Las cabezas y los bajorrelieves, siguen siendo algunas de sus obras más emblemáticas

Muchas están hechas con esa piedra arenisca que se va deshaciendo y tiene unos problemas de conservación grave porque absorben mucha humedad y no tienen mucha consistencia. Una vez que están restaurada la piedra está bien. Pero la obra tiene que estar en unas condiciones óptimas de humedad y temperatura, dentro de unos parámetros estables. En el CAAM se encuentran las condiciones específicas para que se conserven bien. Pero son muy delicadas y si las mueven, la rozan, hay que intervenirlas nuevamente.

¿Qué faceta destacaría principalmente del escultor?

Su modernidad. Pasó de un academicismo a esas formas abstractas. El indigenismo es patente sobre todo en los rostros, que se parecen con las facciones norteafricanas, esas bocas gordas. Las cabezas siguen en esa línea. Esas esculturas de los huecos son bastante innovadoras para la época. Plácido Fleitas es de los más artistas canarios importantes junto a Óscar Domínguez, Juan Ismael, etc.

¿Y cómo se valora esta exposición con respecto a otras que se han hecho anteriormente?

Aquí se ha incluido todo lo que el Cabildo tiene. No se ha solicitado ningún préstamo, porque eso suponía el transporte, etc. Se ha hecho así para hacer una exposición económicamente viable. Es una exposición como muy casera, usando nuestro medios y nuestros fondos. El CAAM dedicó en el año 2000 una exposición antológica destacando la trascendencia de uno de los escultores más singulares de la historiografía del arte español del siglo XX.

Compartir el artículo

stats