Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una década de lucha por el Asperger

Este síndrome es bastante frecuente en la población y afecta a entre 3 y 7 niños por cada 1.000

Una década de lucha por el Asperger

Una década de lucha por el Asperger

Andrés con dos años podía nombrar números, formas y colores, pero era incapaz de pedir agua cuando tenía sed o comida cuando tenía hambre. Tampoco identificaba correctamente a sus padres y no era consciente de los peligros que le rodeaban. A eso le siguieron los aleteos de manos y los movimientos no naturales. Tras analizar detenidamente su conducta durante varios años en un gabinete especializado en autismo de la capital grancanaria, el especialista concluyó que todo respondía al Síndrome de Asperger.

Para asesorar y apoyar en Canarias a los familiares y a los afectados por este síndrome, nació hace una década la asociación Aspercan, que organiza el próximo 7 de marzo unas jornadas dirigidas al público general, coincidiendo con los actos de celebración del Día del Síndrome de Asperger, que se conmemora cada año el 18 de febrero.

Normalmente a temprana edad los niños aquejados por este trastorno empiezan a comportarse de una manera diferente a los demás, como le sucedió a Andrés (nombre ficticio) que actualmente tiene 8 años y estudia en un colegio público. El síndrome se manifiesta de diferentes modos dependiendo de cada persona, pero es habitual que estos pequeños sean especialmente ingenuos y socialmente torpes, por lo que para ellos es complicado relacionarse con otros niños y con los adultos.

Tanto los especialistas como los padres que han pasado por estas vivencias explican que, ante la duda, es primordial acudir a los gabinetes especializados porque mientras antes comiencen los trabajos de estimulación, más serán las habilidades que el pequeño sea capaz de desarrollarse.

Según la Federación Asperger España, se trata de un trastorno muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1.000 nacidos vivos), pero poco conocido entre la población general e incluso por muchos profesionales. Este síndrome se encuadra en los denominados trastornos del espectro autista, aunque por sus competencias intelectuales y lingüísticas se mantiene como una entidad diferenciada del autismo clásico.

Uno de los objetivos de la asociación Aspercan es organizar acciones de difusión para que el síndrome sea conocido. "En los últimos años notamos un mayor conocimiento por parte de la sociedad. Antes, cuando nombrábamos el Síndrome de Asperger, la gente preguntaba con cara de extrañada qué significaba esa palabra tan rara", relata Cristina Barreto, trabajadora social de Aspercan.

"En cambio, ahora mismo detectamos que mucha gente no sabe exactamente lo que es, pero ya les suena de oídas porque alguna persona de su entorno lo ha nombrado o ha escuchado que en algún personaje de serie o famoso lo tiene", añade.

Fue en 2005 cuando un grupo de familiares decidieron agruparse y crear una asociación al ver que las necesidades de este colectivo no estaban cubiertas por la estructura sociosanitaria existente. Desde entonces luchan por los derechos de sus hijos y para fomentar el acceso en condiciones de equidad a los servicios, como educación, sanidad, u ocio y tiempo libre.

Algunas de las actividades de la asociación son el huerto urbano, el teatro terapéutico, los talleres de habilidades sociales, le lectura, de autonomía y de cocina saludable, actividades de psicomotricidad, asesoramiento de inserción sociolaboral. Además, desde la asociación organizan actividades deportivas y de ocio dirigidas a niños, a adolescentes, adultos, así como a las familias.

Compartir el artículo

stats