Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

El Estado adelantará a Canarias el coste del tratamiento de la hepatitis C

La consejera Brígida Mendoza lamenta que Madrid "no ponga ni un euro" y garantiza a los más de 400 pacientes de las Islas el acceso a los nuevos fármacos

El ministro Alfonso Alonso (segundo por la izquierda), en la reunión celebrada ayer en Madrid.

El ministro Alfonso Alonso (segundo por la izquierda), en la reunión celebrada ayer en Madrid. EFE

El Estado no va a financiar a fondo perdido el tratamiento de los casi 52.000 pacientes de hepatitis C que requieren los nuevos fármacos con urgencia en toda España, más de 400 en Canarias, y cuyo coste total se estima en 727 millones de euros. Pese a las expectativas creadas por la puesta en marcha del Plan Estratégico contra esta enfermedad, el Gobierno central dejó claro ayer que sólo está dispuesto a adelantar el dinero a la Comunidades Autónomas, pagando directamente a los laboratorios que suministran los nuevos fármacos, y a financiar a bajo interés el coste de la terapia, pero que serán los gobiernos regionales quienes lo pagarán finalmente en un plazo máximo de diez años. Según las condiciones explicadas ayer por el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, Canarias tendrá tres años para devolver el dinero que le adelante el Estado a un cero por ciento de interés, y siete años más para hacerlo con un coste equivalente al tipo medio del Tesoro en ese tiempo, que ahora está en el 1,2 por ciento.

Esta fórmula explicada ayer por los ministerios de Sanidad y de Hacienda y Administraciones Públicas en una reunión con las comunidades autónomas no pone en cuestión el tratamiento previsto en cada caso por los distintos gobiernos regionales. Únicamente aclara que, contrariamente a lo que había dado a entender el Gobierno central por algunos de los anuncios realizados en los últimos días, como el del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el reciente debate sobre el estado de la nación, no habrá ningún fondo estatal para hacerse cargo de ese coste, sino un plan de financiación a diez años.

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, lamentó ayer que el Estado "no ponga ni un euro" y aseguró que este gasto incidirá aún más en el déficit de financiación sanitaria de las Islas. Aseguró que "Canarias ya viene tratando a los enfermos de hepatitis C y lo va a seguir haciendo" independientemente de la incidencia del plan financiero del Estado y recalca que "son los médicos los que deben prescribir los tratamientos porque son los que conocen a los pacientes y los fármacos apropiados", garantizando el acceso a ellos. Según Mendoza, el plan estratégico de financiación propuesto por los ministerios de Sanidad y Hacienda se ha hecho sin tener en cuenta el criterio de las comunidades autónomas y lamentó que se presentara ayer "de manera informal cuando el ministro ya lo había presentado a los medios el jueves pasado".

Canarias estará en el grupo de comunidades con mejores condiciones de acceso a este plan de financiación para hacer frente al coste del tratamiento de la hepatitis C por ser la de las que cumplen con los objetivos de déficit y deuda, así como con el periodo medio de pago a proveedores.

Junto a Canarias, tendrán estas condiciones ventajosas las regiones de Andalucía, Galicia, Asturias, La Rioja, Aragón, Castilla y León, Extremadura y Baleares. Las comunidades de Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha y Cantabria, que siguen adheridas al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) por no haber cumplido los objetivos de déficit, sólo disfrutarán hasta el próximo año del pago sin coste de ese adelanto realizado por el Estado. A partir del 2016 deberán pagar ya intereses al tipo medio del Tesoro. Madrid y País Vasco, que no participan de ninguno de estos fondos, podrán suscribir convenios bilaterales para beneficiarse de estas condiciones.

El plan establece que este pago estatal a los laboratorios que suministran los fármacos necesarios para el tratamiento de la enfermedad por cuenta de las comunidades autónomas no computará como déficit para ninguna de ellas. Según el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, este plan garantiza que el tratamiento "llegará a todos los pacientes", y que todas las comunidades han mostrado su satisfacción por la medida. "Esta garantía del ministerio de Hacienda da toda la facilidad para que ninguna comunidad autónoma tenga problemas para afrontar esta situación", resaltó Alonso. El ministro insistió en que los tratamientos se van a administrar "bajo criterios clínicos, no económicos", a cuyo fin se ha creado un comité en el que están representadas las comunidades autónomas. Aseguró que se trata de un plan "dinámico y vivo" que con templa el diagnóstico de nuevos pacientes cuyo tratamiento también quedará asegurado mediante las vías de financiación acordadas ayer. "Analizamos la financiación para cubrir las necesidades actuales, pero si las necesidades son mayores habrá capacidad", aseguró Alonso.

Compartir el artículo

stats