20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pata negra de Canarias

La ULPGC y los criadores de cochino negro de las Islas se unen para elevar la calidad de la ganadería

El pata negra  de Canarias

El pata negra de Canarias

El cochino negro canario, una raza autóctona en peligro de extinción, con características muy similares a la del cerdo ibérico, va camino de convertirse en un producto gourmet, de calidad gastronómica. Para ello, la Asociación de Criadores de Cochino Negro de Canarias (Accnc) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han firmado un acuerdo de colaboración para elevar la formación de ganaderos en el cuidado de estos animales, e investigar en la prevención de enfermedades y la mejora de la alimentación, fundamentalmente.

Así lo pusieron de manifiesto ayer el rector de la Universidad José Regidor y el presidente de Accnc Rafael Riera, durante la firma del convenio en el que se puso de manifiesto las acciones llevadas a cabo por la Asociación desde 2007 para la conservación de la raza, mediante un riguroso programa de acción.

"Hemos pasado de tener una ratio de tres o cuatro animales reproductores por explotación, a una media de 15 animales por explotación. Tenemos un censo aproximado de unos 500 reproductores repartidos en toda Canarias", apuntó Riera, destacando Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote como las islas con mayor número de ejemplares.

Según adelantó Regidor, el acuerdo va a permitir a la Universidad que los estudiantes de la Facultad de Veterinaria, puedan acercarse a la cría, al cuidado y al conocimiento de esta raza autóctona. "Es importante poder ofrecer a los futuros veterinarios que estamos formando nosotros, la oportunidad de adquirir conocimiento específico sobre esta raza", indicó .

Para la Asociación, las prácticas de los alumnos en sus explotaciones ganaderas "es una oportunidad única de devolver a la Universidad lo que a algunos de nosotros nos ha dado como licenciados en Veterinaria". Rafael Riera apuntó que uno de los problemas que tenía el cochino negro era la falta de profesionalidad entre muchos de sus ganaderos. "Ha estado en manos de aficionados, que tenemos que ir formando. Es la única raza porcina autóctona del Archipiélago canario, está catalogada en peligro de extinción, y después de haber elaborado un censo en los primeros años, ir formando a los ganaderos, explicándole las particularidades de la raza y seleccionando animales, creíamos que el siguiente paso sería profundizar más en aspectos como la infiltración grasa, alimentación, manejo..., para ofrecer a la sociedad un producto de calidad".

En alimentación, el objetivo es la búsqueda de piensos con características similares a las bellotas, como es el caso de las castañas, con contenidos en ácidos grasos específicos que permitan mejorar las características de la carne.

La Facultad de Veterinaria trabaja en el desarrollo de un pienso de finalización, para los dos últimos meses antes de ir al consumidor, "y orientar lo que queremos que deposite en su músculo para que mejore las características nutricionales", explico el investigador de la ULPGC Rafael Ginés.

Otro de los problemas a los que se enfrentan los ganaderos es el fraude, la promoción en restaurantes y carnicerías de productos etiquetados como cochino negro canario, que no lo es en realidad. "Es necesario que los consumidores exijan la procedencia. En breve queremos publicar en la web de la asociación un listado de restaurantes o carnicerías que están ofreciendo cochino negro canario auténtico para combatir ese fraude".

Compartir el artículo

stats