Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos bailarinas ingresan en prisión por la muerte de un empresario belga en el Sur

La autopsia al cadáver determina que en el cuerpo de Philippe Vandendorpe había restos de burundanga

El empresario belga Phillipe Vandendorpe, que falleció en Gran Canaria.

El empresario belga Phillipe Vandendorpe, que falleció en Gran Canaria. LP / DLP

La Policía Nacional ha detenido a dos bailarinas, una de nacionalidad rusa y otra natural de Madrid, por presuntamente drogar con burundanga al empresario belga Philippe Vandendorpe, de 55 años, que falleció el miércoles de la pasada semana tras sentirse mal mientras estaba junto a otros cinco amigos en el interior de un club de Playa del Inglés. El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana decretó el ingreso en prisión de las dos mujeres por un presunto delito de homicidio. En la operación también se arrestó al dueño del local y a una camarera.

Las detenciones se produjeron después de que la pasada semana Vandendorpe y otro amigo suyo se encontraran indispuestos cuando estaban en el interior del local Red Hot, sito en la Avenida de Tirajana, que ayer tenía las puertas cerradas por una "fiesta privada", como indicaba un cartel en la cancela. Las propias trabajadoras del club fueron las que dieron la voz de alarma, por lo que avisaron al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 que movilizó varias ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC).

El empresario natural de la región belga de Flandes fue trasladado hasta el centro de salud de Maspalomas, donde finalmente falleció. Asimismo, su compañero tuvo que ser evacuado en primer lugar al citado ambulatorio y posteriormente fue llevado de urgencia hasta el Hospital Insular de Las Palmas de Gran Canaria con los mismos síntomas que Vandendorpe. En el hospital de la capital grancanaria se le realizaron diversas intervenciones que propiciaron que al día siguiente recibiera el alta al mejorar su estado de salud.

La coincidencia de los síntomas entre los dos ciudadanos belgas provocó que agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Maspalomas y de la Brigada de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Canarias comenzaran una investigación para esclarecer los hechos. Las pesquisas quedaron a expensas de conocer los resultados de la autopsia, que en un primer momento no reveló si Vandendorpe falleció por causas naturales o se produjo por el consumo de alguna sustancia.

Los forenses enviaron muestras de sangre y de las vísceras del fallecido al instituto toxicológico de Santa Cruz de Tenerife, donde el pasado lunes se conocieron los resultados. Estos determinaron que en el cuerpo del empresario belga se hallaron restos de escopolamina, conocido en el argot popular como burundanga, según informaron ayer a este periódico fuentes cercanas a la investigación.

Esta sustancia provoca que las personas que lo ingieren entren en un estado de pasividad. En Sudamérica, las prostitutas echan burundanga en las copas de sus víctimas para dejarlas aturdidas y así robarle todas sus pertenencias de valor.

Los agentes de la Brigada de Homicidios, tras tener conocimiento de los análisis toxicológicos, procedieron a principios de esta semana a detener al propietario del club, una camarera y dos bailarinas. Los apresados fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana el pasado miércoles. El juez decidió decretar el ingreso en prisión de las dos bailarinas, identificadas como Victoria K., de 28 años y nacionalidad rusa; y Sandra E. M., de 33 y natural de Madrid, por un presunto delito de homicidio, según precisaron las mismas fuentes.

Conmoción en Bélgica

La muerte de Philippe Vandendorpe conmocionó la pasada semana a los habitantes de la localidad de Harelbeke, situada en la provincia de Flandes occidental, de donde era natural. El fallecido era un destacado empresario del sector de los vidrios y cristales para ventanas. Además, formaba parte del comité nacional de la confederación de la construcción.

También en el mundo del ciclismo belga se recibió con profundo dolor la pérdida de Vandendorpe, que era uno de los organizadores de la prueba ciclista Tres días de Flandes Occidental, que en su edición de este año que comienza hoy homenajeará al fallecido. Fue precisamente la práctica del ciclismo lo que hizo que Vandendorpe viajara hasta Gran Canaria con un grupo de seis amigos. Todos ellos se encontraban en el club de la avenida de Tirajana donde ocurrieron los hechos.

Compartir el artículo

stats