Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Escritora

"El dopaje es un negocio muy rentable, mueve más dinero que la cocaína"

"Hay managers que no te representan si no te dopas. Detrás de un deportista hay demasiadas personas", cuenta la autora

"El dopaje es un negocio muy rentable, mueve más dinero que la cocaína"

"El dopaje es un negocio muy rentable, mueve más dinero que la cocaína"

Una novela sobre dopaje. ¿Un asunto poco tratado?

La mía es la primera novela en el mundo que trata el dopaje, dato que está contrastado. Es un libro de investigación, aunque novelado. Estuve dos años intentando descubrir las cloacas del deporte, y fue muy difícil, al tratarse de algo que parece que no existe.

¿Por qué su pareja, Andrés Martínez Modrego, exatleta de élite [3,39 en 1.500 metros] y detonante de este libro, dejó el deporte?

Porque le llegó la hora. Estuvo quince años de profesional, compitió con la selección española y un día vio que tenía que tomar una decisión. El cuerpo tiene una vida limitada. No puedes estar siempre progresando. Es algo natural. Con espaguetis llegó hasta donde se podía. Y más allá, no estaba dispuesto. Otros, por supuesto, dijeron que sí.

¿Tiene Janik Toledo, uno de los cuatro protagonistas de Sangre de barro

A mi pareja le hicieron exactamente la misma prueba médica que le hacen a Janik en el libro. Nunca en la historia del centro ha habido un deportista con estos registros, le dijeron. Andrés fue un deportista limpio.

¿Qué hay detrás de un deportista de élite?

Demasiadas personas: el entrenador; el médico deportivo, que es más importante incluso que el entrenador; el manager... Hay managers en España que, si no te dopas, no te representan. También están los patrocinadores, la familia, la federación y al final, el país.

Países que siempre exigen héroes.

Claro, los deportistas son los gladiadores de hoy. El estadio es el foso y en él no se aplaude el esfuerzo, sino el podio.

"El mercado se ha tragado el deporte", espeta en la novela.

Los deportistas son mercancías andantes. En unas olimpiadas, igual de duro que los deportistas, son las marcas. Nike compite contra Adidas. Una se gasta 3.000 millones y la otra, 4.000. Compiten entre ellas. Y si yo tengo a Messi, yo a Isinbáyeva. Lo vergonzoso e injusto es que el deportista que elige doparse es el que puede conseguir esas becas, ese patrocinio. El limpio, no. Esto es una gran estafa. Conozco a gente muy válida que ha dicho que no y hoy trabaja en el Decathlon.

¿Qué es la sangre de barro?

Es el nombre que recibe entre los deportistas la sangre espesa que tiene alguien cuando se dopa. El nivel de glóbulos rojos en la sangre sube, lo que implica que hay menos cansancio y más resistencia. Pero la sangre se espesa y hay riesgo de coágulo en una ar-teria del corazón. La muerte es súbita. El EPO, la sustancia que toman los deportistas en la nove- la, no deja rastro en el cuerpo y pasa los controles antidopaje impunemente.

¿Todas las grandes marcas están bajo sospecha?

Sí. Los récords los pongo en cuarentena. El de Rusia es casi un dopaje de estado.

¿A qué lugares acudió para recabar información?

En España me dieron portazos con mala leche, y fue gente que cobraba por luchar contra el dopaje. No me querían recibir y los que lo hacían se reían de mí. "¿Para qué vienes a buscar problemas si para nosotros no es un problema?", me decían.

¿España es una superpotencia en dopaje?

España fue número 1 en dopaje en el mundo. Armstrong se dopaba en la costa catalana. Pero sí que están cambiando las cosas. Ahora, por ejemplo, se ha creado un nuevo comité antidopaje español. Su director, Enrique Gómez Bastida, me llamó al poco de publicar la novela y me dijo: "Quiero luchar. ¿Me ayudas?" Le dije que sí. Me he comprometido a colaborar y a difundir todo esto. Toda esta gentuza que hasta ahora ha mirado hacia otro lado contra el dopaje, que se largue. El que practica deporte conoce esta lacra.

¿También los amateurs?

También, no porque lo tome, sino porque sabe lo que cuesta mantenerse y mejorar las marcas. Y sabe que no puedes estar tirado todo un año y de repente te vienes arriba cuando llega una gran competición. Los milagros, a Lourdes.

¿Se dopó realmente Marta Domínguez?

Marta Domínguez, nuestra atleta más laureada de la historia, es una dopada, una tramposa, una estafadora. Lo digo yo y lo dice la federación internacional de atletismo. La nacional, no, con ese tipejo, su presidente, José María Odriozola, que aprovecha todas las entrevistas para defenderla. Y como premio, senadora. ¿Un premio a qué? Acabarán condenándola y le quitarán la medalla de Berlín.

¿Le han puesto alguna que-rella?

No. Tampoco soy tonta, he callado más de lo que he puesto.

¿En qué otros deportes hay dopaje?

Los tres deportes con más casos son atletismo, ciclismo y remo, aunque los hay en todos, también en el fútbol. El dopaje se asocia con algo marginal pero lo controlan potentes mafias y deportistas que han acabado convirtiéndose en traficantes de medicamentos. Es un negocio muy rentable. Mueve más dinero que la cocaína y no tiene penas de cárcel, es un atentado contra la salud pública.

¿Cómo se puede ganar esta guerra?

Al dopaje no se le puede vencer. El doctor Bob Goldman, fundador de la Academia Nacional de Medicina del Deporte de Es- tados Unidos, pidió a los atletas de élite en los años 80 que contestaran a la pregunta de si dejarían que les administraran una sus-tancia que les garantizara una medalla de oro, pese a conocer que los iba a llevar a la muerte en cinco años. Más de la mitad dijo que sí. Repitió la encuesta cada dos años durante la década de los 90 y los resultados no variaron. Algunos de esos atletas solo tenían 16 años.

¿Por qué un thriller?

El thriller te da mucho juego. El tema del dopaje es pesado y quería que llegara a la gente. Lo planteo como una novela negra, con mucha investigación detrás. Es un thriller pero tiene pasajes descriptivos, literarios, el ambiente, el sentimiento, los países... He puesto mi pincelada de literatura.

¿Ya trabaja en una segunda novela?

Ya está entregada. Son los mismos personajes que Sangre de barro, una trama verídica, internacional, que transcurre en la India, donde he vivido. Sé de lo que hablo.

Viajera incansable, durante un tiempo residió en la India y Nepal, donde empezó a gestarse la ONG que luego fundó en 2011, Women's Time. ¿Cuáles son sus objetivos?

A través de la educación creo que se logra el desarrollo. Mi ONG ayuda a las mujeres a través de la educación. Su lema es Mujer + Educación = Desarrollo. Ahora estamos en la República Dominicana, en Santo Domingo. Es un proyecto ambicioso. No tengo socios. Es una ONG pequeña que trabaja con actores locales.

Compartir el artículo

stats