20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Obispo de Guadalajara y obispo responsable de Cáritas Española

Atilano Rodríguez: "La Iglesia debe trasladar el clamor de los pobres a las instituciones sociales"

"De momento aún no se percibe la recuperación económica en los más pobres y necesitados", apunta el cura

Monseñor Atilano Rodríguez en la sede del Istic en la capital grancanaria.

Monseñor Atilano Rodríguez en la sede del Istic en la capital grancanaria. JUAN CARLOS CASTRO

¿Qué debe hacer la Iglesia para ir más allá de la ayuda material de las personas necesitadas y contribuir a su inclusión dentro de la sociedad?

Yo planteo aquellos aspectos que a mi modo de ver en estos momentos son prioritarios en la actividad de Caritas para lograr o poner los medios para esa inclusión social de los pobres desde el diálogo, con el resto de las religiones y también con el diálogo con los responsables de la política, de las finanzas y con los empresarios. Porque estas son las tres instituciones que el Papa cita expresamente en la exhortación apostólica evangélica Gaudium de la alegría del Evangelio, con los cuales la Iglesia tiene que mantener un diálogo fluido y frecuente.

¿Asume por tanto la Iglesia un papel mediador entre los más necesitados y el poder político y económico?

El tema es que la iglesia puede llegar a ciertos aspectos o necesidades de los pobres, pero quien tiene la responsabilidad de la organización de la justicia, y de la organización de la economía son las instituciones sociales y políticas. La Iglesia, al descubrir las necesidades y carencias de los pobres, puede resolver algún tipo de situaciones primarias, pero no puede llegar a tomar decisiones de tipo económico que son las que muchas veces se requiere en estos momentos para que la justicia social y la economía, redunden también en bien de los necesitados. Por lo tanto, la Iglesia después de escuchar el clamor de los pobres, tiene también que trasladar esta inquietud y esta preocupación a las instituciones sociales para que asuman su responsabilidad en este tipo de ayuda y colaboración con los más necesitados de la sociedad.

¿Cómo definiría el papel de Caritas en esta crisis?

Las actividades de Caritas durante estos años de crisis han sido muy importantes porque no solamente es el trabajo de las personas contratadas por Caritas, sino que ha sido una labor de día a día en el trabajo desde las comunidades parroquiales, en donde no solamente se han conseguido ayudas materiales, sino también se ha logrado una acogida y un acompañamiento de las personas con peligro de exclusión social. Por lo tanto la actividad caritativa durante estos años de la Iglesia ha respondido a estos dos aspectos, por una parte, dar de comer a quien necesita, y por otra, acompañar a la persona que pasa por este tipo de situación porque en muchos casos han sido situaciones nuevas, muy dolorosas que requerían un acompañamiento cercano, intentando transmitir no solamente acogida sino ánimo, esperanza y en definitiva, el amor de Dios.

¿Cómo valora la labor del papa Francisco muy ligada a recuperar el acercamiento entre la Iglesia y el pueblo'

La figura del Papa es la figura de un hombre excepcional. Lo que predica y lo que dice a los demás es algo que el vive muy profundamente y un testigo del Evangelio como es él, en este momento está suscitando la atención y la respuesta, no solamente por parte de la iglesia y de los cristianos, sino que en estos momentos hay muchas personas que pueden estar alejados de la Iglesia o pueden pertenecer a otras religiones o no tener ningún credo religioso, a los que la actitud del Papa y la cercanía a los pobres, a los necesitados, a los marginados de la sociedad está siendo para ellos un revulsivo. En resumen, la figura del Papa es una gracia de Dios para la Iglesia, pero también es una invitación a la sociedad en general para descubrir un conjunto de valores fundamentales en el desarrollo de la actividad social que hemos de tener muy presentes a la hora de proponer y de presentar cualquier tipo de actividad. Valores de solidaridad, valores de justicia, de honradez, son aspectos que la sociedad necesita para llegar a un real memoral y desde ese real memoral no solamente será posible superar la situación económica, sino también superarla con aquellos que viven especialmente marginados.

¿Es la Iglesia tan optimista como la política en cuento a la evolución de la crisis?

De momento aún no se percibe la recuperación económica en los más pobres y en los más necesitados. Creo que la recuperación del futuro tiene que pasar por un cambio fundamental de las estructuras económicas en el sentido de que no sean los pobres y los más necesitados los que paguen las consecuencias de la crisis. Por eso, juntamente con la recuperación económica, a mi modo de ver hay que intentar insuflar en la sociedad un conjunto de valores para que no volvamos nuevamente a pasar por una situación de crisis y de dificultad en el futuro, si esos valores de honradez, de equidad, de búsqueda del bien común, del respeto a la dignidad de las personas, se tienen presentes, no solamente seremos capaces de salir de la crisis atendiendo a los más necesitados sino que evitaremos que en el futuro pueda volver a repetirse la situación actual.

Compartir el artículo

stats