Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Escritora

Espido Freire: "Santa Teresa tenía una visión similar del mundo a la del papa Francisco"

"Fue una joven a la que le gustaban la moda y los cosméticos, y una adulta divertida que defendía a los pobres", señala la autora de 'Para vos nací"

Espido Freire.

Espido Freire. LP / DLP

¿Qué la atrajo de Santa Teresa y qué lea sorprendió más de ella?

Santa Teresa es una presencia constante y muy conocida en este país, en particular si has recibido una educación religiosa, pero como escritora supone un referente ineludible. Y además, una de mis tías fue carmelita descalza. Antes o después, hablaría de ella. ¿Qué me ha sorprendido? Lo compleja, contradictoria y fascinante que era, su humor, su inteligencia y su pasión.

Su discurso era muy contemporáneo. ¿Se puede ser religiosa y moderna a la vez?

Parte de su discurso lo es: otras partes no. En algunos sentidos era una conservadora feroz, una figura esencial en la Contrarreforma. En la actualidad muchas personas que llevan una vida de religión muestran una flexibilidad y una adaptación muy superior a la de muchos políticos o ciudadanos: viven a pie de calle, en contacto con la miseria, la pobreza, la realidad, la educación.

Usted dice que ella era una it girl

Bueno, digo muchas cosas de ella, pero quizá esas dos frases ilustren bien su complejidad. Fue una jovencita atractiva a la que gustaban los cosméticos, y la moda, y los cotilleos, y una mujer adulta divertidísima, con las ideas claras, accesible, preocupada por ser entendida y comunicarse y que defendía una Iglesia pobre. En esos puntos coincide con el actual Papa.

¿Sería feminista hoy?

Cualquier mujer sensata es feminista hoy, y cualquier hombre razonable, también. ¿Qué se saca de la inferioridad de la mujer? Otra cosa es que se tergiversen palabras, ideologías, y que se empleen como insultos términos que son muy nobles. Teresa defendía la educación para sus monjas, su buena salud, su independencia y su derecho a la felicidad y a ser escuchadas. Creo que eso es de sentido común hoy, pero no lo era tanto en el siglo XVI.

Fernando Delgado ha ganado el premio Azorín con otra novela sobre Teresa de Jesús. ¿La leerá?

Claro, lo haré en cuanto aparezca publicada. Intento leer todo lo publicado sobre ella, como he hecho con la novela de Sánchez Adalid, por ejemplo.

Los partidos políticos incluyen en sus listas a gente de la cultura como Delgado o Amoraga. ¿La han tentado?

No, es conocido mi poco interés por significarme políticamente. Prefiero mantener una objetividad ideológica que me permita una distancia crítica. Creo que como escritora y como intelectual puedo ser más útil de esa manera.

¿Es bueno que la política cuente con escritores en sus filas?

Lo que es bueno es que incorpore a personas honestas, trabajadoras, implicadas, inteligentes y con capacidad de trabajo y ganas de cambio. Conozco menos a Fernando, pero sé que Carmen es así y que aportará todo lo que pueda.

¿Es síntoma de que hasta ahora han menospreciado la cultura?

De que se ha menospreciado la cultura no hacen falta síntomas. Hay evidencias más que notables, y nos costará carísimo a un plazo muy corto. Una lamentable falta de visión económica, de patrimonio y de futuro.

Es una escritora precoz y muy prolífica. ¿Por qué escribe?

Es lo que más me gusta hacer en la vida, junto con leer, y procuro dedicarle todo el tiempo que puedo a lo que me gusta... Ya que he tenido la posibilidad de convertirlo en mi trabajo, ¿cómo no voy a continuar haciéndolo?

¿Es importante el hallazgo de los restos de Cervantes?

Ya se sabía dónde estaban; pero si sirve para potenciar el turismo cultural, como tan bien hacen los ingleses, bienvenido sea.

Compartir el artículo

stats