Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ardey: "La nueva novela romántica derriba los prejuicios hacia el género"

La escritora afincada en Valencia presenta su último 'bestseller', 'Sin te quedas en Escocia", inspirada en la I Guerra Mundial

Ardey: "La nueva novela romántica derriba los prejuicios hacia el género"

Ardey: "La nueva novela romántica derriba los prejuicios hacia el género"

Olivia Ardey presenta hoy su última novela, Si te quedas en Escocia. Esta bibliotecaria es una de las autoras más leídas y reconocidas del género de novela romántica actual. Es ganadora del Premio Aura y del Premio Chick-Lit a la Mejor Autora Romántica 2014. Además, su novela Regálame París fue Premio Dama '13 a la Mejor Novela Romántica Nacional. Olivia Ardey nació en Alemania, pero al poco tiempo su familia se trasladó a Valencia, donde reside.

Si te quedas en Escocia fue escrita en 2014 y es un homenaje a la Gran Guerra, de la que se cumplía entonces el centenario. "Empieza con el bisabuelo del protagonista, que tiene una historia de amor", explica la autora, que añade que la trama está basada en un hecho real de la I Guerra Mundial, la célebre tregua navideña con partido de fútbol entre bandos enemigos. Ardey señala que "se trata de una novela muy actual, divertida, en la línea de la nueva novela romántica, con personajes muy identificables por parte del lector, que transcurre entre Londres y Escocia, que son dos escenarios con encanto. Hay un pequeño paseo por la frontera escocesa, pero termina en la Isla de Malta. Tras varios escenarios brumosos, quise finalizar con uno soleado".

La novela romántica se ha reinventado para el siglo XXI y hoy es un género pujante que vuelve a seducir a los lectores. Ardey nos da las claves de esta transformación: "Nos ha ayudado a que caigan muchos prejuicios hacia el género. La novela romántica se escribe hoy de otra manera, hay mujeres fuertes. Los personajes tienen tantas virtudes como defectos. Eso los hace humanos, son capaces de equivocarse, de perder, de traicionar, de pedir perdón".

Ardey pone el énfasis en la transformación que han sufrido los personajes femeninos: "Son mujeres que trabajan, que pasan apuros, que están en el paro o trabajando en precario, con problemas reales y actuales. Algunas han sufrido un desamor y se están recuperando o tienen una relación conflictiva con su anterior pareja". Como resultado de todo esto, "a la novela romántica se la puede ver codo a codo con otras en las librerías".

También el público ha cambiado, ya no es exclusivamente femenino y de cierta edad. "Somos muchas voces nuevas, eso ha hecho que una novela romántica en clave de comedia guste tanto a una chica de 16 años como a un señor de 86. Ya no hay un sector determinado de lectores que la consuman. La variedad de personajes ha roto una barrera en ese sentido", finaliza.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats