Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

Qué gozada de película

Esta película es una gozada. Sin discusión. Animación a la francesa que no intenta imitar a Pixar y compañía. No tiene diálogos pero se entiende todo. No tiene mensajes tiznados de moralina pero está claro con qué forma de encarar la vida simpatizan sus creadores. Tiene humor pero sin pasarse. Drama sin exagerar. Acción en su justa medida. Y una banda sonora omnipresente que hace las veces de generador de tensiones e intenciones. Una animación que no intenta ser realista al humanizar a sus bichos pero que los hace enormemente reales. Todo empieza con una pareja que tiene que irse corriendo y deja sobre la yerba los restos de su picnic. Y una caja con terrones de azúcar. Entonces aparecen unas hormigas negras que quieren llevar ese manjar de suministros a su hormiguero y también sus enemigas rojas que quieren arrebatárselo, malonas que son. Y una mariquita que se une al primer bando. ¿Me siguen? Pues a partir de esa idea, la película desarrolla una persecución trepidante con caídas espectaculares, aventuras peligrosas en aguas turbulentas (¡¡¡¡el momento en que las negras hacen una cadena para rescatar a la mariquita es memorable!!!!, oh, perdón por el grito), carreteras cargadas de suspense (cómo hubiera disfrutado Hitchcock) y un asedio final al hormiguero de las buenas con catapultas, arietes-piña, palillos-lanza y palos para limpiar oídos y aspirinas como armas arrojadizas. Se pasa de Psicosis a El señor de los anillos (esos ejércitos rojos que invaden la pantalla), se transmiten con gracia mensajes a través de las antenas o con la trompetilla incorporada y, para redondear la faena, se echa mano de Star Wars para un desenlace sencillamente genial con fuegos artificiales incluidos y un plano final de los que te hacen cosquillas en los ojos. Y, como remate, una dedicatoria al gran Moebius: digno colofón a esta maravilla de película. Tápense los oídos que voy: ¡¡¡Véanla cualquiera que sea su edad!!! (PD. Aviso y/o mandamiento: nunca más pisarás una hormiga con la que te cruces, sobre todo si va cargada de comida para su gente).

Compartir el artículo

stats