La tonadillera Isabel Pantoja salió ayer a las 13.15 horas de la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), en la que ingresó el 21 de noviembre de 2014, para disfrutar de un permiso de cuatro días que afronta con una gran sonrisa de oreja a oreja. Pantoja cumple en la cárcel sevillana una pena de dos años por blanqueo de capitales y este primer permiso ordinario se le ha concedido tras haber cumplido, como es preceptivo, una cuarta parte de la condena.

Isabel Pantoja vestía un pantalón blanco y una blusa roja. El pelo lo llevaba recogido en una coleta, portaba un bolso grande blanco y no usaba gafas de sol. Salió sonriente, saludando con la mano a las personas que se encontraban en la puerta del penal sevillano. La cantante fue recogida por su hermano Agustín, que llegó a las 12.59 horas a la cárcel sevillana procedente de la finca "Cantora" en un coche de color rojo y el techo blanco. Numerosos fotógrafos, periodistas y cámaras de televisión esperaban la salida de la cantante. También muchos fans de la tonadillera aguardaban su salida desde primera hora de la mañana. Los más incondicionales no paraban de gritar a su paso: "Isabel, te queremos". Por el contrario, han faltado las declaraciones de la artista.

La cantante se trasladó a la finca "Cantora", donde ya la esperaban su madre, doña Ana; su hijo Kiko, con su pequeño Francisco y su compañera Irene; su hermano Bernardo y su esposa y su sobrina Anabel. La juez de vigilancia penitenciaria número dos de Sevilla, que ha autorizado un permiso de cuatro días a la cantante, ha establecido que tiene que pernoctar en su finca gaditana y que, como sucede siempre con este tipo de permisos, si durante el día se trasladase a otra provincia, tendría que comunicarlo al juez de vigilancia penitenciaria.

La juez considera que no es necesario que la interna comparezca ante el Juzgado durante los días de su permiso porque no se aprecian circunstancias que pudieran hacer pensar que quebrantaría ese permiso. A la hora de conceder el permiso, la juez ha tenido en cuenta que Isabel Pantoja está cumpliendo una pena de 24 meses de prisión, que el delito de blanqueo de capitales por el que ha sido condenada es por unos hechos realizados en los años 2002-2006 y que ya ha cumplido la cuarta parte de la condena.

También indica que la tonadillera es una interna de buena conducta en el centro, así como su arrepentimiento de los hechos delictivos y que cuenta con acogida familiar para disfrutar de este permiso. La juez no ha señalado ningún criterio más sobre lo que Isabel Pantoja puede o no puede hacer durante su permiso, como es la norma general aplicada a este tipo de internos.

Con todo, Pantoja cumple dos años de cárcel tras la sentencia de la Audiencia de Málaga en la que aseguraba que permitió el blanqueo de los ilícitos beneficios obtenidos por su pareja, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz. La Audiencia de Málaga también impuso una multa de 1.147.148 euros a Pantoja, a la que se le retiró la Medalla de Andalucía concedida por la Junta de Andalucía en 2002. Entonces, se fijaron pagos trimestrales de 210.000 euros hasta completar la cantidad total.

Según recogía ayer la revista ¡Hola!, atrás quedan ya las imágenes de su entrada en prisión el pasado 21 de noviembre, en las que "no hubo color". En esta ocasión, según señala la publicación, no había vallas para controlar a los medios de comunicación, aunque sí un cordón policial, lo que ha permitido ver más de cerca a Isabel.

La familia Pantoja esperaba con ilusión este día y su hijo Kiko Rivera ha compartido su felicidad en las redes sociales por el primer permiso carcelario de su madre. "Por fin llego el día. ¡Te quiero mama estamos ansiosos por tenerte aquí!", ha escrito Rivera. Asimismo, la cantante se reencontrará con todos sus seres queridos en Cantora excepto con su hija Isa, que actualmente concursa en Supervivientes.