Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tablas de la vergüenza

Los opositores de Lanzarote se examinaron en los Multicines Atlántida

"¿Cómo es posible que un examen de oposiciones se haga en un cine?". Esta cuestión también ha agitado la polémica erigida en torno a las oposiciones a auxiliar de enfermería que se celebraron ayer desde que se supo, el pasado mes de mayo, que los opositores de Lanzarote realizarían la prueba en los Multicines Atlántida, en Arrecife. Además, para más inri, se les hizo entrega de unas tablillas de madera a modo de pupitre, donde apenas se podían acomodar bien los folios de examen.

Con casi una hora de retraso, 817 personas de las 1.093 que se esperaban en Lanzarote se examinaron ayer en tres de las salas de los cines de Arrecife, donde apenas había luz y, por tanto, hubo que improvisar la iluminación con unos focos. Este asunto se comentó con indignación entre los opositores, que denuncian que ayer concurrieron a las oposiciones en desigualdad de condiciones con respecto al resto de Islas. Además, a la salida del examen, muchos comentaron que culminaron la prueba con mucha incomodad y dolor de cervicales.

No obstante, también ha sido muy criticada la celebración de las pruebas en la isla de Tenerife, que se llevaron a cabo en las dos plantas del recinto ferial de Santa Cruz de Tenerife, donde se presentaron unos 7.000 aspirantes. La plataforma Por una OPE más justa ha denunciado que esta falta de unas condiciones mínimas propicia que haya "unos opositores de primera y otros de segunda". Sanidad se limitó a responder que la organización de los espacios se ha realizado "de acuerdo a la capacidad de los espacios físicos más idóneos y la disponibilidad del personal colaborador". Ayer, en Multicines Atlántida, hubo 30 cuidadores, entre personal administrativo y sanitario.

Compartir el artículo

stats