Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista.

Liuba Canal: "En nuestra sociedad existe todavía un tabú sobre la sexualidad femenina"

"El deseo sexual falla por muchos factores, la mayoría psicológicos, sociales o educacionales", afirma la ginecóloga

La ginecóloga Liuba Canal, ayer, en su consulta.

La ginecóloga Liuba Canal, ayer, en su consulta. QUIQUE CURBELO

Esta tarde participa en una ponencia sobre salud sexual con motivo del 90o Aniversario del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas. ¿Qué tipos de disfunciones sexuales femeninas llegan a su consulta?

Básicamente las relacionadas con los trastornos hormonales, con la sequedad vaginal provocada por la edad y los cambios menopáusicos. Viendo que faltaba la parte de salud sexual dentro de la ginecología, abrimos una consulta que se llama Ginecología y salud sexual. Aquí no sólo tratamos el tema ginecológico, que también, porque hacemos revisiones ginecológicas normales, sino que intentamos ayudar a las mujeres en salud sexual. Carmen González, la educadora sexual, informa a las mujeres respecto a la sexualidad con un enfoque diferente, incluso, vendiendo juguetes eróticos. Es como una especie de biblioteca, ella interactúa con las mujeres y les aconseja. Yo, como ginecóloga, llevo la parte relacionada con las hormonas, los trastornos del ciclo, la sequedad vaginal, que es muy frecuente, las enfermedades...

¿Cuál es el problema más frecuente?

Lo más frecuente en la mujer es la falta de deseo. La disfunción sexual femenina es multifactorial y no es como la masculina, que está tan bien estudiada. Desgraciadamente no estudian este tema, parece como que no importa mucho la sexualidad en la mujer, como que somos más pasivas. Eso es totalmente falso. La mujer necesita lo mismo que los hombres, necesita la atención en este campo que casi nadie atiende. Lo primero que falla son las primeras fases, el deseo sexual y la excitación.

¿Por qué fallan?

El deseo sexual falla por muchos factores, la mayoría psicológicos, sociales o educacionales. Y hay otra parte que falla por afecciones físicas, como endometriosis, medicamentos que tomamos que hacen bajar la libido... Hay muchos factores que actúan sobre el deseo sexual y la excitación que corresponden a las primeras fases. La finalidad de nuestra consulta es crear un ambiente más relajado y distentido para que las mujeres puedan hablar libremente de lo que les sucede. Normalmente en las consultas ginecológicas no se pregunta por la salud sexual ni por las relaciones sexuales.

¿La falta de deseo sexual está relacionada con la edad?

No, no tiene edad. Puede aparecer en la gente joven, en las parejas que llevan muchísimos años, en las parejas que estuvieron muy bien sexualmente y de repente ya no tanto... Esto está relacionado con los factores psicológicos, como la autoestima, la experiencia, la confianza que tengas con tu pareja, lo que seas capaz de transmitir en pareja... La excitación también es parecida, depende de tu pareja, por eso la sexología se basa en el estudio de la pareja. Nosotras aquí tratamos la parte de las mujeres y les damos opciones para que la vida en pareja sea menos monótona, para salir de la rutina.

¿Sucede también en chicas jóvenes?

Sí, hay chicas jóvenes. Lo que pasa es que las chicas jóvenes no tienen tanto la parte psicológica, como las afecciones orgánicas, como el dolor, vaginismo, anorgasmia... La mayoría de las cosas que pasan en la sexualidad femenina es por desconocimiento de nosotras mismas. No nos conocemos el cuerpo, no sabemos dónde y cómo estimularnos.

¿La sexualidad femenina sigue siendo un tema tabú? ¿Las mujeres se atreven cada vez más a contar sus problemas a los especialistas?

Todavía es un tema tabú. Nosotras hicimos la consulta por este motivo. Aún creando el ambiente distendido que tenemos en la consulta, nos cuesta que las mujeres se abran y nos cuenten sus problemas. En nuestra sociedad existe todavía un tabú sobre la sexualidad femenina. Las mujeres creemos que no es tan importante tener una vida sexual como la del hombre, pero es muy importante también tener una vida sexual activa y saludable. Por eso son tan importantes charlas como estas, que sirven para advertirles a los farmacéuticos que hay algunos fármacos que pueden bajar la libido y el deseo sexual.

¿Qué medicamentos son los que pueden afectar al deseo sexual?

Hay muchos, casi todos relacionados con enfermedades que de por sí provocan la pérdida del deseo, como la depresión, la hipertensión, cardiopatía, párkinson y hasta los carcinomas. Cualquier enfermedad que afecte a la calidad de vida puede afectar a la sexualidad. Los medicamentos que pueden afectar son los antidepresivos, antihipertensivos o anticonvulsivantes, entre otros.

En cuanto a los anticonceptivos hormonales, ¿también afectan a la libido?

En este tema hay dos teorías enfrentadas. Es una experiencia personal y las opiniones son contradictorias. Hay defensores que aseguran que disminuyen el deseo sexual y otros que defienden todo lo contrario. En general, sí que lo disminuye. Hay más mujeres que sí te cuentan que tomando anticonceptivos hormonales les disminuye el deseo sexual.

¿Los ginecólogos no atienden correctamente la disfunción sexual femenina?

Yo creo que no. Prácticamente casi ningún ginecólogo pregunta en la consulta por las relaciones sexuales. No es una cuestión que preocupe. Si a la mujer no le das pie, no te lo dice porque es algo muy íntimo. Ahora va a salir la primera píldora sexual femenina que se llama Flibanserina. Está casi aprobada por el comité americano de medicamentos. Es un antidepresivo que se ha visto que en las mujeres con deseo sexual bajo, puede tener una reacción positiva, aunque también tiene detractores. Todavía no se vende, pero ahí tenemos una posibilidad de tratamiento. Por lo menos alguien se está molestando en estudiar algo para nosotras.

Compartir el artículo

stats