Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El profesorado defiende un examen más centrado en las competencias

Los docentes consideran que la selectividad que propone la ley de Wert no evalúa la "madurez y originalidad" del alumnado

Raúl García Brink, profesor de Filosofía.

Raúl García Brink, profesor de Filosofía. J.C.C.

"La PAU como examen es bastante injusto, muy centrado en los contenidos y muy poco en las competencias de los alumnos", afirmó ayer Raúl García, profesor de Historia de la Filosofía del Colegio Heidelberg, momentos antes de comenzar la PAU del curso 2014-2015 en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

García, al igual que muchos de los profesores que acompañaban ayer a sus alumnos al examen de selectividad, considera que, desde el punto de vista de las competencias, los alumnos tienen muy poco que demostrar. "Son exámenes en los que los chicos piensan poco, yo estaría a favor de exámenes más extensos en el tiempo, como en otras PAU de otros países, donde los alumnos tienen que demostrar que son capaces de pensar, que no solo tienen capacidad de reproducción memorística, en eso tenemos mucho camino que recorrer".

Sobre la reforma prevista en la ley Wert (Lomce), en la que se prevé sustituir la PAU por un examen test con 350 preguntas a partir de 2017, el profesor de Filosofía opina que es un error, porque profundiza más en el problema, "convertirá aún más el examen de la PAU en un examen de reproducción de contenidos memorísticos", y además, reducirá la calidad educativa de los centros.

Estima que los exámenes previstos en 6º de Primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, "van a convertir los centros en academia porque todos van a querer que sus alumnos aprueben el examen y al final esos cursos se van a terminar convirtiendo en una preparación de las pruebas. Este es un modelo que ya se ha demostrado que no funciona en otros países como Gran Bretaña, hay muchas voces en contra. Nosotros vamos con 15 años de retraso".

Ana Medina, profesora de Lengua del Cairasco de Figueroa, también opina que el examen tipo test no es una buena solución. "Los alumnos están acostumbrados a desarrollar, a contar, estudian bastante como para jugárselo todo a una palabra si o no. Yo creo que es un error, porque el redactar, el contar, demuestra una madurez y originalidad del alumnado".

Compartir el artículo

stats