Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista.

Amos García Rojas: "Nuestro calendario vacunal infantil es uno de los mejores del mundo"

"No tiene sentido que en pleno siglo XXI le cerremos las puertas al conocimiento y nos retrotraigamos 60 años", señala el presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV)

El presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, el pasado martes.

El presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, el pasado martes. YAIZA SOCORRO

¿El caso del menor de Olot, fallecido a causa de la difteria porque sus padres decidieron no vacunarlo, servirá para que se retome la conciencia sobre la importancia de la vacunación?

Evidentemente, el caso de la aparición en nuestro país de una enfermedad que hacía 28 años que no veíamos tiene que ser necesariamente un punto de inflexión que nos permita empezar un proceso serio y riguroso de reflexión, que ponga sobre la mesa la conveniencia de seguir haciendo uso de lo que la ciencia ha demostrado como claramente efectivo, eficaz y eficiente. No tiene sentido que en pleno siglo XXI le cerremos las puertas al conocimiento y nos retrotraigamos 50 o 60 años atrás, donde no había vacunas que prevenían este tipo de patologías. Espero que el fallecimiento del niño por difteria sirva para reflexionar y para que aquellos que todavía tengan dudas sobre la conveniencia de vacunarse asuman plenamente lo que la ciencia ha demostrado como absolutamente necesario.

Los partidarios de no vacunar a sus hijos argumentan, entre otras cosas, que las vacunas tienen efectos secundarios o que no está demostrada su efectividad ante ciertas enfermedades, ¿qué le parece esta postura?

Antes moríamos o enfermábamos fundamentalmente por enfermedades transmisibles, ahora fundamentalmente morimos por problema de tipo crónico o degenerativo, derivados del estilo de vida que llevamos. En ese cambio espectacular las vacunas han sido un instrumento tremendamente poderoso, no el único, pero uno de los grandes elementos. Yo entiendo que cuando un padre o una madre decide no vacunar a sus hijos lo hace pensando que es lo mejor para la salud del niño. Lo que ocurre es que es un planteamiento equivocado y tenemos que reconvertirlo hacia la lógica. Son varios los motivos que se argumentan. En cuanto a los efectos secundarios, ¿qué actividad de la vida está exenta de efectos secundarios? Las vacunas no están exentas de efectos secundarios, pero son usualmente muy leves y muy escasos. El planteamiento yo lo haría de otra manera: ¿Qué pasaría si no vacunáramos a ese niño y contrajera la enfermedad? ¿Qué efectos secundarios tendría esa enfermedad? No me parece razonable comparar un posible y escaso efecto secundario leve con el drama que supone pasar una enfermedad que se podría haber prevenido con la vacuna.

En el tema de la vacuna contra el virus del papiloma humano (vph) hay asociaciones de afectados con denuncias interpuestas por supuestos efectos secundarios graves y por fallecimientos.

Curiosamente ninguna en el ámbito científico. Que me enseñen un artículo que haga ese tipo de demostración. Normalmente aparecen en foros que tienen bastante poco de científicos y mucho de creencias. Entiendo que si la ciencia ha demostrado y ha potenciado una determinada intervención y están claramente contrastados los ensayos clínicos con la vacuna contra el vph, llevamos administradas millones de dosis, la OMS recientemente ha vuelto a revisar todo lo publicado sobre la vacuna del vph y ha concluido que sigue siendo altamente favorable, tengo que asumir, porque así lo dice la ciencia, que la vacuna es tremendamente eficaz. Además, sigue siendo administrada en todos los países de nuestro mismo contexto socioeconómico. Animo a todas las plataformas, asociaciones o foros que se manifiestan contra la vacuna que lo publiquen en revistas de impacto para tener elementos que permitan a lo mejor modificar nuestra forma de entender las cosas. Mientras no se publiquen, difícilmente van a ser creíbles.

¿No le parece contradictorio que, por un lado, el Ministerio de Sanidad fomente la vacunación y, por otro lado, prohiba la venta de la vacuna de la varicela en las farmacias españolas de manera que los padres no tengan acceso a ella?

El gran error de la varicela fue no explicar a los profesionales por qué se toma una decisión, porque son los profesionales los que tienen gestionar esa decisión que ha tomado el Ministerio de Sanidad. Fue un error de base. No puedes tomar una decisión sin explicarla. No me meto en el debate de si es conveniente o no que la vacuna de la varicela esté metida en las políticas vacunales de este país, me meto en que las decisiones en salud no se deben tomar sin informar a los profesionales, para que estos a su vez puedan informar coherentemente a la ciudadanía. Eso fue un error y de ese error viene toda la crispación generada en el mundo de las vacunas. Si se toman decisiones que afectan a las vacunas, deben ser muy explicadas. Esta situación no se puede mantener, habrá que dar una solución.

De hecho, el ministro de Sanidad ha abierto la puerta a volver a permitir su suministro.

La propuesta que hay es que se incluya en el calendario vacunal. Me parece que es una alternativa razonable. El gran problema es que en salud no se pueden tomar decisiones de manera unilateral y sin informar a nadie.

Los pediatras han denunciado el aumento del número de brotes de varicela en guarderías y colegios canarios desde que se prohibió la venta de la vacuna.

Brotes de varicela hay siempre, no es una vacuna que estuviera en el calendario, sino que estaba en farmacia, sólo podían acceder a ella los que podían pagarla. Es una enfermedad benigna mayormente que se empieza a complicar en cuanto aumentamos la edad, por eso está en el calendario a los 12 años. Estaba en farmacia y sin ninguna explicación se sacó del circuito sanitario. Ahora no tiene sentido que vuelva otra vez a las farmacias, porque habría que dar muchas explicaciones, sino que se debata su inclusión en el calendario vacunal en niños.

¿Cómo sería para usted el calendario vacunal ideal?

El calendario vacunal que tenemos en este país es de los mejores del mundo. Por dos cuestiones principales: porque está planificado y presupuestado. Por eso tenemos unas coberturas tan buenas, además de por la profesionalidad de los compañeros. El calendario es muy bueno, aunque es mejorable, en esa línea hay diferentes ofertas que hay que ir valorando. Hay que tener en cuenta la seguridad de las vacunas, si interacciona con otras, su coste-efectividad...

¿Qué vacunas incluiría?

Cualquier vacuna nueva que aparezca en el mercado es automáticamente susceptible de ser analizada.

¿Debería existir el mismo calendario para toda España?

Lo hay, hay un calendario vacunal que es del acuerdo del Consejero Interterritorial. Las diferencias entre unas comunidades y otras son muy pequeñas, como la edad en la que se ponen. En estos momentos con la introducción de la vacuna del neumococo las diferencias son muy pequeñas. No me resulta preocupante.

Precisamente ahora, que se habla tanto sobre la difteria, la vacuna contra esta enfermedad empieza a escasear, por lo que se priorizará a los más pequeños y se retrasarán las dosis de refuerzo. ¿Hay motivos para preocuparse?

Efectivamente afecta a las dosis de refuerzo. Los estudios demuestran la presencia de anticuerpos protectores con las cuatro primeras dosis que te pones en la vida, en estas dosis no hay escasez y duran muchos años. El refuerzo se puede poner a los 6, 7 ,8 o los 9 años. Si hay escasez, es lógico que se priorice.

¿La escasez en las vacunas es algo usual?

No es algo usual, es algo puntual, supongo que en un período de tiempo se arreglará. No sé las causas, lo único que puedo decir es que es a nivel mundial.

¿Los padres pueden estar tranquilos?

Sí, hay que decirles que es un problema puntual, pero que su hijo está perfectamente protegido.

Compartir el artículo

stats