Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación De vuelta a las aulas

"Mi cole sigue igual de anticuado"

El alcalde Augusto Hidalgo acompañó a los alumnos, profesores y padres del CEIP León de El Lasso durante la primera mañana de clases

El nerviosismo se palpa nada más cruzar las puertas del pequeño salón de actos donde un murmullo moderado denota que no se trata de un día cualquiera. Basta con echar un leve vistazo para darse cuenta de que no hay ni una sola silla vacía. A pesar de que algunas están ocupadas por personas adultas, la gran mayoría tiene sobre ellas a los niños y niñas que esperan con la mayor tranquilidad que la edad les permite. Pero es que hay cosas que no se pueden evitar, especialmente cuando tienes menos de ocho años. Te entran ganas de ir al baño, de levantarte, de hacerle una visita a mamá o papá que están sentados al fondo, de llorar o de jugar con el compañero de al lado. Aún así hay que decir que los alumnos del CEIP León del Lasso se portaron muy bien en la que fue su primera mañana de cole, y si no que se lo pregunten a Augusto Hidalgo, quien les acompañó en su arranque del curso 2015- 2016.

Junto a la concejala de Educación y del distrito Cono Sur, Lourdes Armas, el alcalde se dirigió al variopinto alumnado -y a su progenitores en algunos casos-, a quienes les habló de presupuestos, pasados y presentes, del Partido Popular y, cómo no, de las obras de mejora que se han llevado a cabo en el centro escolar en el que estudian un centenar de chiquillos. Se ganó el cariño y los aplausos de los presentes, especialmente de los más mayores que fueron los que se enteraron de la arenga. Los pequeños también le dieron a las palmas, por inercia, pero su percepción de la situación es bien distinta.

"Yo me aburrí un poco", asegura a media voz Cristo Viani Valido. Tiene seis años, le faltan algunos dientes de leche y lleva una camiseta de Spiderman, su superhéroe favorito. Ha llegado junto a su hermano Yancore, de ocho años, al cole y confiesa estar "muy contento" porque allí puede jugar mucho con los demás niños.

A su compañero de curso Kenai Rubio le pasa lo mismo. Con la tranquilidad y sinceridad que le otorga la infancia cuenta que a él también le aburrió un poco lo que dijo Hidalgo, si bien, según también explica, no tanto como al final de las vacaciones. "Tenía ganas de venir a clase para estar con mis compañeros y para aprender muchas cosas", apunta sin soltar sus modernas gafas de sol que más tarde usará en la playa.

También están contentas por retomar las clases Nayara Quesada y Ainara Espino. La primera, que quiere ser enfermera o forense, es "la más lista" de su clase, según ella misma asevera, siendo lo único que se le resiste Inglés. A la segunda lo que no se le da muy bien son las Matemáticas. Ambas acaban de pasar a 5º de Primaria. Justo un curso superior al que hará Adrián Baena quien, además, es nuevo en el CEIP León del Lasso. "Espero conocer muchos amigos y también aprobar, porque si no mi madre me deja sin tele y sin Wii", comenta divertido este pequeño amante de Batman y de Lengua.

Entre los más mayores que ayer también retomaron las clases se encuentran Yassira González -que quiere ser criminóloga y ha ido enfadada al colegio porque su madre le ha quitado el móvil , Nathan Alemán -"el segundo más grande del cole"- y Moesha Rodríguez Rubio -hermana de Kenai-. Los tres se enfrentan a su último año entre las paredes que les han visto crecer. No obstante, antes de pasar al instituto, Alemán quiere dar un importante consejo a los que están empezando: "Hay que tomárselo en serio y aprender de la vida". Moesha también quiere dejar algo claro antes de ir a clase, a colación de lo que los mayores han dicho en el salón de actos. "Yo veo el colegio igual de anticuado que siempre".

Compartir el artículo

stats