Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ULPGC estudia con células in vitro cómo bloquear el contagio de bacterias en el pez

El grupo de Félix Acosta descubre el sistema de interacción entre el patógeno y el hospedador

El profesor de la ULPGC Félix Acosta en el auditorio Alfredo Kraus.

El profesor de la ULPGC Félix Acosta en el auditorio Alfredo Kraus. SABRINA CEBALLOS

La Universidad de Las Palmas, a través del grupo que dirige Félix Acosta de Inmunología Veterinaria y Producción Animal del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria, ha desarrollado importantes avances en el conocimiento de los mecanismo de contagio de bacterias a través del estudio in vitro de células de peces.

"Hemos descubierto que una bacteria que se caracteriza como no móvil, que no se mueve, cuando está en relación con las células del hospedador, o en relación con superficies sólidas, presenta una estructura que parece una fimbria, un pelo, que le da una característica de movimiento, es decir que hace que la bacteria puede desplazarse, y creemos que la fimbria está caracterizando la manera de contactar la célula y la bacteria", indicó ayer Acosta, en el Congreso Internacional sobre Enfermedades de Pescados y Mariscos que se ha celebrado esta semana en el auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria.

Cuando la bacteria estática se adhiere a través de la fimbria a la célula, ésta desarrolla el mecanismo de contagio, "engloba e introduce a la bacteria", apuntó el investigador.

"La bacteria utiliza este mecanismo en células que no tienen capacidad de matarla, para multiplicarse y para pasar de una célula a otra mediante un mecanismo de tráfico intracelular que hace que la infección pueda extenderse, sin que el sistema inmune del pez pueda llegar a darse cuenta en algunos momentos de que está siendo infectado por esta bacteria".

Los investigadores de la ULPGC estudian los mecanismos que permitirán bloquear la adherencia de la bacteria. "Así, podríamos desactivar los mecanismos alrededor del punto de adherencia que hacen que las células engloben a la bacteria y la metan dentro". Además, este estudio también puede ayudar a elaborar vacunas que hagan que el pez genere anticuerpos que reconozcan la fimbria cuando aparezca y la bloqueen, evitando que la bacteria llegue a infectarlo.

Compartir el artículo

stats