Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La carne pasa un control estricto"

El sector cárnico defiende la calidad de sus productos ante la alerta de la OMS

Un carnicero manipula una pieza de carne en un establecimiento del Mercado de Vegueta, ayer. ANDRÉS CRUZ

"Nunca ha habido tantas garantías de control y regulación sobre lo que se consume como hoy en día. Y uno de los productos más seguros que hay es la carne". Orlando Cabrera, presidente de los Empresarios Carniceros - Charcuteros de Las Palmas, se defiende así de aquellos que ponen en duda la calidad de este alimento a raíz del informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El revuelo en los mercados, supermercados y carnicerías del Archipiélago ha sido enorme desde que se publicara la alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) vinculando el consumo de carne roja y sus derivados con el riego de padecer cáncer, especialmente, cáncer colorrectal.

Pese a que numerosos especialistas han reiterado desde entonces que consumir carne roja no es dañino si no se hace de forma continuada y elevada, la repercusión de la noticia ha sido tal que apenas unos días después de su publicación los carniceros empiezan a ver el impacto en sus ventas. "Si no es poca la crisis que tenemos los pequeños y medianos empresarios a la hora de sacar adelante nuestros negocios, encima nos llegan estas noticias negativas", lamentó Cabrera, también vicepresidente de la Confederación Regional de Comercio (Coreco).

Los carniceros y charcuteros advierten que siempre que se da a conocer una noticia drástica, como sucedió con el mal de las vacas locas, el consumidor se retrae. Por eso es lógica la preocupación en el sector, compuesto por alrededor de 4.000 carnicerías, en las que trabajan de forma directa unas 12.000 personas y 4.000 de forma indirecta, en salas de despiece, mataderos e importaciones.

El revuelo se hace palpable en las centenares de llamadas de pequeños y medianos empresarios que ha recibido Cabrera en las últimas horas. "Me están llamando de diferentes barrios y pueblos quejándose de que los consumidores llegan preocupados y desinformados, con versiones sobre el tema de la carne para todos los gustos", alertó.

Ante la alarma generada entre la población, Hernán Tejera, secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), ve fundamental que el consumidor sepa distinguir entre un producto de alta calidad elaborado en las Islas con todas las garantías y aquellos que vienen de terceros mercados con pocos controles.

"La información no se ha dado de forma adecuada y no se ha matizado lo suficiente. El llamamiento de la OMS se dirige a evitar el consumo de productos procesados de baja calidad. Tenemos claro que ese llamamiento no afecta a los productos locales que elaboran nuestros carniceros y que son sometidos a controles muy rigurosos", señaló Tejera que se mostró preocupado sobre que el consumidor piense que "todos los productos procesados y todas las carnes son malas".

Por este motivo, los ganaderos, carniceros y charcuteros isleños insisten en que el control de los productos cárnicos desde su origen hasta llegar a las mesas de los canarios es "estricto y exhaustivo".

El secretario general de Asaga especificó que los animales están sometidos a numerosos controles: tienen que estar dados de alta en el registro de explotaciones ganaderas, deben poseer sus libros de visita y pasar por los controles veterinarios, entre otras cuestiones. "El consumidor tiene que estar muy tranquilo cuando consume productos cárnicos canarios", manifestó.

Asimismo, los carniceros y charcuteros, tal y como recuerda su portavoz, deben controlar las temperaturas de los productos, cómo llegan éstos a sus establecimiento, los envases, el tipo de formato, etc. "Trabajamos para dar un buen producto. El factor fundamental de nuestro negocio es el cliente. Si el cliente no está contento, se marcha y no vuelve", concluyó Cabrera.

Compartir el artículo

stats