Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

La carne, siempre con moderación

El anuncio de la OMS de que la carne roja y sus derivados puede producir cáncer ha creado una alarma entre los consumidores

La alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre que el consumo de carne roja y sus derivados conlleva un riesgo de padecer cáncer ha causado un gran revuelo entre consumidores, distribuidores y empresarios del sector. La vinculación entre la ingesta de carne y el desarrollo de ciertos tumores no es nueva, pero es ahora cuando ha causado un gran impacto en la sociedad al llegar de la mano de una organización como la OMS.

En un principio la información se trasladó a la población con escasos matices y de una forma poco divulgativa, lo que ha provocado un cierto alarmismo entre la población que se puede comprobar en las carnicerías y charcuterías isleñas. Desde que se hiciera público el pasado lunes el informe de la OMS, basado en refrendar estudios anteriores, los especialistas no han dejado de insistir en que la clave está en la moderación, es decir, es necesario un consumo elevado y continuado de carne roja y sus derivados para que pueda llevar aparejado un riesgo para la salud.

La propia OMS, tras las numerosas consultas, muestras de preocupación y solicitudes de aclaraciones, ha tenido que matizar sus primeras palabras y explicar que de ninguna manera ha pedido a la gente que deje de comer carne procesada (salchichas, hamburguesas y embutidos), sino que limitar el consumo de estos productos puede reducir el riesgo de cáncer, especialmente, de cáncer colorrectal.

"Que la carnes rojas y las carnes procesadas aumentan el riesgo de padecer cáncer es algo viejo, lo que es nuevo es que la OMS ha tomado partido. Esto no significa que no se pueda comer carne, sino que hay que reducir la cantidad. Hay quien dice que la recomendaciones pueden ser hasta dos veces a la semana. Yo creo que una vez a la semana comer carne o cada 15 días es una posición totalmente correcta. No hay que crear una alarma con esto", asegura Delvys Rodríguez, oncólogo del Hospital Insular.

La ingesta de estos productos, sobre todo en el caso de la carne procesada, se relaciona principalmente con el desarrollo de cáncer colorrectal, que es que tiene mayor incidencia en el Archipiélago, teniendo en cuenta a ambos sexos. "La falta de alimentos ricos en fibra y una ingesta elevada de carne disminuye el bolo fecal y provoca que los carcinógenos estén más tiempo en la mucosa intestinal. En cambio, si comes fibra, frutas y vegetales, movilizas todos los días", explica el especialista.

Sofía Quinteiro, endocrinóloga pediátrica del Hospital Materno - Infantil, también insiste en no alarmar a la población con las conclusiones de la OMS. "La carne roja tiene propiedades buenas, aporta proteínas de alto valor biológico y aporta micronutrientes que los niños necesitan. Aporta hierro, aporta cinc y aporta micronutrientes importantes. Por tanto no hay que desestimar la carne roja de la nutrición infantil. Pero yo la recomendaría como mucho una vez por semana", señala Quinteiro que dirige sus recomendaciones a la población infantil y juvenil.

Otra cuestión es la carne procesada, que es la carne roja (vacuno, cerdo, cordero, caballo, cabra) que se elabora mediante aditivos, conservantes y diversos procesos como la salazón o el ahumado, lo que la "convierte en una carne poco sana y poco recomendable", según apunta la endocrinóloga. Por eso la especialista aconseja "el consumo ocasional" de la carne procesada, ya que tampoco hay que quitarla porque "a los niños les gusta".

Es importante hacer hincapié en que la OMS basa sus conclusiones en un consumo diario para vincular estos alimentos con el desarrollo de cierto tipo de tumores. En concreto, la Organización Mundial de la Salud establece que la ingesta de 50 gramos al día de carne procesada aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal en un 18%.

"Tenemos que ser moderados, yo me baso en la dieta equilibrada, fomentar mucho la dieta mediterránea, no olvidarnos de la fruta, la verdura y el pescado. En el equilibrio nutricional y en la moderación es donde está la clave, por lo que, ante esta noticia, lo mejor es tener prudencia", apunta Quinteiro.

La especialista advierte sobre el incremento del consumo de carne procesada entre la población infantil y juvenil. "La carne roja es un producto alimenticio caro, por eso las familias han tenido que disminuirla, en cambio, la carne procesada, como salchichas, hamburguesas, embutidos, es barata y habría que volver a recomendar su disminución", aconseja.

Las consecuencias de la alarma social que ha tenido entre los consumidores el anuncio de la OMS, se traduce directamente en las cuentas del sector cárnico. La preocupación en este sector es generalizada porque siempre que surge una noticia poniendo en duda la calidad de los productos cárnicos, afecta a las ventas.

"Estas alarmas hay que anunciarlas de otra forma. Ya sucedió con la gripe aviar, la peste porcina y las vacas locas, que lo que consiguen es preocupar a la población", denuncia Javier Torres, director de la empresa cárnica Cuatro Ríos. "No se puede dramatizar tanto, ni demonizar cierto tipo de productos, como la hamburguesas. Las hamburguesas se hacen con los conservantes que permite la ley. Cada vez las carnes son más frescas y están mucho más controladas", asegura Torres.

Para Davinia Cabrera, directora de Jucarpe, se trata de un alarma innecesaria. "Han sacado una información muy fuerte sin tener en cuenta las consecuencias. Como todo, las cosas en exceso no son buenas. Va a perjudicar mucho al sector por no haber sabido medir el alcance de la noticia", apunta.

Los ganaderos, carniceros y charcuteros insisten en que los productos cárnicos son sometidos a multitud de controles, por lo que ofrecen todas las garantías. "Tenemos certificados de calidad y todos los productos pasan controles rigurosos. Vendemos productos que pasan un test de calidad, no podemos meter en el mercado cualquier cosa", añade Cabrera.

Para cuantificar el impacto en las ventas tendrán que pasar unos 15 o 20 días, según expone Gonzalo Nuez, uno de los propietarios de la carnicería Los Nueces, donde elaboran chorizo de Teror desde hace tres generaciones con una media de 3.500 kilos semanales.

"La información se ha dado de una manera sensacionalista y esto nos puede hacer mucho daño", asegura Nuez que culpabiliza, en parte, a los medios de comunicación por la forma de trasladar las conclusiones del informe de la OMS. "Ahora mismo el problema es el exceso de información. Los clientes nos preguntan muchísimas cosas sobre la carne porque no saben cuál es la información correcta de todos los datos que les llegan", advierte.

Compartir el artículo

stats