Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

La Unidad de Cáncer Hereditario del Hospital Insular asiste a 300 familias

Los pacientes con antecedentes reciben un tratamiento específico

La Unidad de Cáncer Hereditario del Hospital Insular asiste a 300 familias

La Unidad de Cáncer Hereditario del Hospital Insular asiste a 300 familias

La prevención y el diagnóstico precoz son dos aspectos fundamentales en la lucha contra el cáncer. Gracias a los avances en el campo de la genética, actualmente se puede determinar la aparición de un posible cáncer de mama o de ovario en mujeres con antecedentes familiares, ante lo que se establece un tratamiento y un seguimiento individualizado.

Así lo explicó ayer Elena Vicente, jefa del Servicio de Oncología del Hospital Insular y que forma parte del equipo multidisciplinar de la Unidad de Cáncer Hereditario, a la que acuden mujeres con familiares que han sufrido previamente cáncer de mama o de ovario. Durante sus ocho años de funcionamiento, esta unidad ha analizado a unas 300 familias afectadas por un cáncer hereditario.

La oncóloga participó ayer por la tarde en una nueva sesión de las jornadas divulgativas Canarias contra el Cáncer, en el Club LA PROVINCIA, junto al urólogo del Hospital Doctor Negrín Reinaldo Marrero, que profundizó en la prevención del cáncer de próstata. Estas charlas están abiertas al público general y se celebran el primer jueves de cada mes hasta junio.

"Una de cada ocho mujeres va a padecer cáncer de mama a lo largo de su vida. Obviamente es un tema muy cercano, que preocupa, pero no hay que alarmar a la población. Los cánceres de mama y de ovario hereditarios suponen un 5%", comentó Vicente sobre a la atención que despierta este tipo de encuentros.

El primer paso que debe dar una mujer con antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario es comentárselo a su médico de cabecera o a su ginecólogo, para que éste la remita a la Unidad de Cáncer Hereditario del Insular si lo cree conveniente. Una vez derivada al Insular, los profesionales siguen pormenorizadamente los criterios establecidos por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) para someter o no a la mujer a las pruebas pertinentes.

"Tenemos una serie de criterios de selección de estas familias. Valoramos los antecedentes, la edad, el número de tumores, si son de mama o de ovario, y vemos cuáles son las posibilidades de que se trate de algo hereditario", relató Vicente a este periódico antes de su intervención en las jornadas.

Con el test genético se obtiene una información válida tanto para la paciente, como para sus descendientes y para el resto de su familia. De hecho, en función de los resultados, se elabora un plan de seguimiento para toda la familia. Algunos ejemplos de mujeres que son sometidas a estas pruebas son aquellas que tienen tres casos de cáncer de mama en su familia, un caso de cáncer de mama de una familiar que tenga menos de 30 años o que padecen primero un cáncer de mama y luego tienen otro cáncer en la otra mama. "Una vez tenemos el resultado, si es una paciente ya enferma, el seguimiento lo hará su oncólogo. Mientras que si se trata de una persona sana, la derivamos a la Unidad de Cáncer Hereditario", expuso Vicente.

Asimismo, la experta recordó que en el cáncer influyen los factores de riesgo, como la obesidad, la mala alimentación o el tabaco. "Todos suman y, dentro de todos estos factores de riesgo, hay un grupo que tiene la agregación familiar. Algunos de ellos podemos detectarlos y otros no tenemos a fecha de hoy conocimiento suficiente para saber cuáles son", concluyó.

Compartir el artículo

stats