Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El magisterio de los alumnos

Los creadores de Sharing Academy presentan en la ULPGC esta plataforma en línea de clases particulares entre universitarios

"La mejor persona para ayudarme a aprobar una materia complicada es otro alumno que ya haya aprobado mi asignatura". Con esta filosofía nació Sharing Academy, una plataforma de consumo colaborativo de clases particulares entre universitarios creada por Jordi Lloch y Joan Lozano, que ayer difundieron su experiencia emprendedora en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, durante la jornada Emprendimiento colaborativo en la Universidad organizada por el Laboratorio de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo de la ULPGC.

La plataforma, que obtuvo el pasado febrero el premio a la Mejor Aplicación 2016 del Mobile Premier Awards, cuenta con más de 4.000 usuarios, se trata de estudiantes de 50 universidades públicas españolas, entre ellas la ULPGC, de los que 1.100 dan clases particulares.

Así lo afirmaron Jordi Lloch, fundador y director general de Sharing Academy y piloto de línea aérea de profesión, y Joan Lozano, cofundador y director técnico de la empresa e informático de Servicios y Multimedia, quienes reconocieron ayer ante los alumnos de la ULPGC que la empresa surgió de la propia experiencia personal de Lloch. "Yo soy piloto comercial de línea aérea, y en mi tiempo libre estudiaba el grado de Multimedia. Aunque me consideraba buen estudiante topé con una asignatura que no había manera de aprobar. Intenté buscar ayuda y fue así como me topé con mi amigo de la infancia, Joan que estaba estudiando una carrera muy similar a la mía, y le pedí ayuda para aprobar la asignatura de programación".

Sin embargo, dicha ayuda no dio los frutos esperados, porque los planes de estudio eran diferentes. El siguiente paso de Lloch fue buscar ayuda en internet (foros, web, facebook...), "y acabé encontrando un estudiante de mi universidad, de mi grado y que ya había aprobado esa asignatura que tanto me estaba costando sacar adelante. Con su ayuda aprobé sin problemas".

Fue así como surgió la idea de crear una plataforma que pusiera en contacto a universitarios para ayudarse entre sí a superar asignaturas complejas. El proyecto tomó forma como trabajo final de grado de Jordi Lloch, pero no se quedó ahí, con la implicación de Joan Lozano en el mismo, como programador se tradujo en una empresa, la plataforma Sharing Academy, de clases particulares de cualquier asignatura, de cualquier carrera y de cualquier universidad oficial de toda España.

Funcionamiento

Bajo el lema Encuentra al universitario que te ayudará a aprobar, su funcionamiento es sencillo, el estudiante universitario que necesita ayuda entra a la web sharingacademy.com o se descarga la aplicación para Android, y ahí filtra el profesor particular que necesita por universidad, grado y asignatura. "En la lista de resultados te salen los profesores particulares disponibles en su universidad y su carrera, para la asignatura con la que tiene dificultades. Son alumnos como él, de cursos superiores, que ya han aprobado esa asignatura. Cuando encuentras una lista de tres o cuatro personas que te pueden ayudar, intentas contactar, les envías un mensaje".

El modelo de negocio de esta plataforma se basa en cobrar por ese contacto, y para ello tienen una serie de tarifas, según el volumen de personas y de tiempo que el usuario desea contactar. Entrar en contacto con un profesor durante un día cuesta 1,49 euros; durante quince días 4,95 euros; y durante todo el semestre, 19, 90 euros.

Aunque el contacto es en línea, Sharing Academy ofrece la oportunidad de que las clases particulares se desarrollen de forma presencial o a distancia.

Para garantizar la calidad del servicio, disponen de un sistema estricto de control formado por una serie de filtros: se verifica la identidad de todos los "profesores" particulares, "no valen seudónimos, fotos falsas...; solicitan un certificado académico para verificar su carrera; y un certificado de notas para comprobar que es apto para enseñar la asignatura, "porque nuestros profesores sólo pueden dar clase de las asignaturas que han aprobado".

A ello se le añaden el filtro de las referencias de compañeros ex-alumnos; y las valoraciones, porque después de una clase particular profesor y alumno, se tienen que valorar mutuamente.

Las carreras que más demanda tienen en esta plataforma de consumo colaborativo de clases particulares son las técnicas, sobre todo las ingenierías, matemáticas, física, química..., y la demanda sube "de un manera brutal" cuando se acercan los exámenes, parciales o finales.

"En definitiva, Sharing Academy no es una plataforma de clases particulares generales, sino de clases particulares de asignaturas específicas de tu carrera y de tu universidad. No diferenciamos entre profes y alumnos, todos son estudiantes universitarios que, quizás, hoy sean alumnos y mañana sean profesores particulares. En un momento dado todos necesitamos ayuda y todos podemos también ayudar".

Compartir el artículo

stats