Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista (I)

"El gas es una solución energética para Canarias, yo no lo descartaría"

"Se pensó que con la eólica se iba a cubrir el 100% de las necesidad energética, pero eso es un error", indica Milagros Couchoud, Directora del Instituto Mediterráneo del Agua

Milagros Couchoud en su domicilio de Valleseco.

Milagros Couchoud en su domicilio de Valleseco.

Canarias se beneficia de un modelo basado en la desalación de agua, que aquí se implantó de manera temprana. ¿Esta seguirá siendo la opción básica para un territorio isleño?

El agua que a nivel mundial queda en ríos y estanques, disponible para poder usar directamente, es un 0,06% de la que hay en todo el planeta, una parte ínfima. Por eso tenemos que aprovechar una serie de recursos que no son tan fácilmente disponibles, como las aguas subterráneas, que en Canarias se han venido utilizando históricamente, en ocasiones de forma adecuada y en ocasiones sobreexplotándolas y bajando la capa freática más y más, porque tampoco es una zona con unas lluvias muy abundantes que permitan recargar esos acuíferos, así que se van degradando. La otra gran fuente d recursos en islas es el agua desalada. El problema es que para desalar agua hace falta energía. Es un binomio, pues son dos caras de la misma moneda, del agua y la energía. No podemos pensar en conseguir el número de recursos hidráulicos que necesitamos sin desarrollar una política energética que nos los permita.

El agua desalada es potable, pero su sabor sigue siendo un problema.

No estamos acostumbrados a beber esa agua. A lo mejor lo que se puede hacer es mezclar. En el sudeste de la Península utilizan lo que ellos llaman el mix, la mezcla de agua desalada con agua reutilizada y agua subterránea. Utilizas distintas fuentes del recurso agua, con diferentes calidades hasta que puedes obtener agua potable, bebible y con un sabor que te resulte más agradable que el del agua destilada de la desaladora.

Agua y energía son, pues, dos caras de la misma moneda. ¿Cuál debe ser, a su juicio, el modelo energético al que se deben acoger las Islas?

Yo, como en el agua, defiendo un modelo mixto. Todas las fuentes posibles. Un mix para obtener el recurso hidráulico, un mix para obtener el recurso energético, lo que llaman la cesta energética. Tienes que usar la eólica, la solar, la hidráulica, carbón, gas... todas las fuentes energéticas que tengas disponibles. Es la manera de no depender sólo de un recurso, porque te falla y te quedas vendido. Tenemos incluso que investigar para conseguir más fuentes, para conseguir entrelazar más los dos recursos, pero siempre sin desaprovechar ninguno. No podemos decir 'yo soy pro renovables y no quiero saber nada más'. Mira, por el momento tienes que saber algo de petróleo y de gas, porque no es suficiente lo que te está produciendo en estos momentos la tecnología de la renovable para abastacer el 100% de la demanda de un país. Seguimos con una duda tremenda que es el problema del almacenamiento de la energía que producen las removables. Las Islas tienen una particularidad, que en ellas no son posibles los trasvases, que es otra de las fuentes energéticas. Esto es una fuente de confilctos porque no somos generosos y pensamos que el agua es nuestra, cuando es de la naturaleza y hay utilizarla y compartirla.

La implantación en Canarias del gas como fuente energética ha sido objeto de una amplia polémica. De hecho en Gran Canaria ya se ha descartado. ¿Usted también lo descartaría?

Como el petróleo, como las centrales térmicas, el gas es también una solución. Yo es que no desecho ninguna fuente energética, y en el siglo XXI vamos a seguir teniendo gas y petróleo. No podemos prescindir de ninguno. Es que vivimos un mundo que se basa en la energía. Aquí en Canarias hay mucho sol, a lo mejor habría que construir una gran central solar. No me refiero a la fotovoltaica, que no es una enregía masiva, sino una planta solar de concentración solar térmica, que se podría hacer en el sur. No sería un disparate. Estas plantas d e concentración están todavía un poco verdes, tienen todavía una falta de desarrollo tecnológico, aunque algunas ya están funcionando en Almería o Sevilla. Canarias me parece un sitio ideal para implantar esta energía. Por otro lado, Canarias tiene una orografía maravillosa para la energía hidráulica, pero el problema es que no tiene lluvias abundantes. Pero aquí históricamente han existido presas para regadío, que es una forma de guardar el agua que llueve.

La implantación de las renovables en las Islas ha sido también accidentada, incluyendo concursos eólicos que acabaron judicializados. ¿Deberíamos 'tirarnos más a la pìscina' de las renovables?

En España hubo un boom de energía eólica, se pensó que iba a cubrir el 100% de las necesidades energéticas, y es un error. La eólica es una fuente a tener en cuenta, interesante, pero que por sí misma nunca en la vida va a cubrir. Entre otras cosas, porque no es acumulable, no puedes guardar la energía que te produce el viento para cuando no tengas viento. Lo que puedes hacer es aprovecharla con la hidráulica. Por ejemplo, si tienes una presa, bombeas el agua arriba con la eólica, de manera que luego puedas devolverla abajo, turbinar y producir hidráulica. Si no tienes el otro soporte de la hidráulica, con la eólica sólo no vas a poder almacenar. En la Península ocurre a veces que tienen que parar los aerogeneradores porque están produciendo una barbaridad de energía que no se puede asumir. Yo he visto en muchos campos eólicos los generadores parados, porque la red eléctrica no puede asumir la energía que te está generando, sobre todo en una estructura como la que tiene España, con la producción energética centralizada. Otra cosa es que estuviera descentralizada y pudieras aprovechar esa energía para algo concreto. Estarías produciéndola y consumiéndola. Pero la viertes en una red en la que también entra energía de las centrales térmicas, energía hidroeléctrica, solar... Además, hay hay un montón de plantas fotovoltaicas, algo absolutamente disparatado porque no es para producir energía masiva, sino para cosas aisladas. Sin embargo hubo un momento, con el boom de la financiación y las primas a las renovables, que se plantarron paneles solares como si fueran lechugas se arrancaron plantas y cultivos, para cultivar energía solar.

¿Qué opinión le merece el proyecto de El Hierro como isla que se abastece al 100% con energías renovables?

Esa experiencia me parece maravillosa. Yo la he contado en muchas conferencias y muchos encuentros internacionales. Es exportable a islas y regiones con una población no muy grande, porque el volumen que puedes obtener de agua y energía no es suficiente como para abastecer, por ejemplo, una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria. Me parece un modelo y un ejemplo fantástico. Igualmente, lo que quieren hacer con las presas de Chira-Soria y Las Niñas va en la misma línea, con unas energías eólicas que se montarían en la parte de la costa. A mí todo eso me parece fantástico, porque estás uniendo la hidráulica con la eólica y además son modelos muy sostenibles. Lo de El Hierro me parece un ejemplo muy interesante, y creo que Canarias debería mostrar esa experiencia más al mundo.

También fue muy discutido el llamado 'impuesto al sol', que grava el autoabastecimiento energético. ¿Contempla usted este modelo como una opcióncon posibilidades serias en el futuro?

Este autoabastecimiento energético es un concepto que de cara al futuro puede ir bastante. No tener una distribución centralizada de la energía, sino que cada uno tenga su propia producción. Esto se puede hacer en el campo, en pequeñas ciudades, en pequeñas urbanizaciones... Veo muy inviable hacerlo en grandes ciudades, con edificios de 20 pisos. Puede ser una solución absolutamente positiva siempre que uno tenga unas necesidades limitadas y razonables. Lo veo de ciencia ficción en una ciudad. A lo mejor dentro de un tiempo es así, pero cuando yo veo ahora películas del siglo pasado que hablaban de lo que iba a ser éste, observamos que esas revoluciones espectaculares de la tecnología no se están produciendo.

¿Hasta qué punto está adulterado el debate energía tradicional-energía renovable, que se nos presenta como algo dicotómico?

Un tema con el que yo creo que se engaña a las gentes, es el del coche eléctrico. Se habla de él como limpio y no contaminante. La realidad es que tú llegas y lo enchufas a la red, de manera que lo estás alimentando con una energía que te viene del petróleo, que es absolutamente contaminante. Además lo has producido en una cadena que también es absolutamente contaminante. Y cada vez que lo enchufas para cargar sus baterías, usas una red eléctrica basada fundamentalmente en las energías fósiles. A lo mejor, en un momento dado, es incluso más limpio que utilices un tipo de gasolina o fuel con determinados filtros. Es evidente que el coche eléctrico al caminar no tiene el proceso de combustión, pero no se puede decir que es absolutamente limpio. No hay ninguna energía que sea limpia al 100%. La más limpia es la hidráulica, pero también tiene sus procesos de contaminación.

Compartir el artículo

stats