Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunicación

Naranjo: "No hay fuentes fiables al informar del terrorismo yihadista"

El periodista habla mañana en el Gabinete Literario de la violencia en África con motivo del ciclo 'Periodismo en zonas de conflicto'

Naranjo: "No hay fuentes fiables al informar del terrorismo yihadista"

Naranjo: "No hay fuentes fiables al informar del terrorismo yihadista"

El periodista freelance José Naranjo (Telde, 1971) aborda mañana lunes la situación que atraviesa un continente africano alterado por el terrorismo yihadista, "un fenómeno que ha venido a quebrar en la última década el afrooptimismo con el que ciertos analistas observaban la evolución de su seguridad". El Premio Canarias de Comunicación 2016 es el segundo conferenciante, tras Alfonso Armada, que participa en el ciclo Periodismo en zonas de conflicto, organizado por el Gabinete Literario (sede del Centro Unesco), Club LA PROVINCIA y con el apoyo de la Consejería de Solidaridad Internacional del Cabildo Insular.

"Respecto a la cobertura de este fenómeno y de conflictos como el de Malí o el norte de Nigeria , decir que no es fácil y que implica la asunción de ciertos riesgos. Uno de los principales problemas es el de contar de con fuentes fiables", señala el autor de Cayucos (2006) y Los invisibles de Kolda (2009), que interviene en la tribuna del Gabinete Literario a las 20.00 horas.

"Por un lado, los grupos terroristas no son nada proclives a hablar con periodistas, usan sus propios canales para distribuir la información que les interesa, y además está el hecho de que un occidental es un objetivo potencial, un botín de guerra, un posible rehén, Por otro", añade, "los ejércitos y gobiernos no emiten más que propaganda e incluso mienten con descaro, sabedores de que son la única 'fuente oficial' sin mucha posibilidad de contrastar". En este sentido, Naranjo subraya como referente el caso del líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, por ejemplo, ha sido dado por muerto cuatro veces y las cuatro ha reaparecido sano y salvo",

Colaborador habitual de LA PROVINCIA, El País, Ser, coautor del blog África no es un país, asegura que "otro problema de la cobertura de estos conflictos es explicar su complejidad, como por ejemplo la manera de que el yihadismo se apoya en la conflictividad étnica para conseguir sus objetivos, tanto en el caso de los tuareg en el norte de Malí como en los buduma del Lago Chad. Normalmente hay poco espacio para profundizar".

En cuanto a las raíces del problema, Naranjo afirma que "la extensión de una concepción mediaval del Islam en el norte de África y el Sahel no es la flor de un día, sino el producto de treinta años de penetración de ideas radicales procedentes de Oriente Medio. Aunque la inmensa mayoría de la población sigue apegada a su concepción pacífica de la religión musulmana, lo cierto es que el wahabismo que ha viajado a lomos de sectas radicales ha encontrado un terreno fértil".

Para el periodista, el salafismo procedente de los países del Golfo aprovechó la reducción de la ayuda internacional de los años 80 a África. En una radiografía de la coyuntura actual, el yihadismo de nuevo cuño en el continente está en Somalia con el brazo armado de la Unión de Tribunales Islámicos "una pesadilla para este país y para Kenia desde el inicio de su actividad a mediados de la década pasada. Hoy se encuentra debilitado"; en Nigeria, la secta de Mohamen Yusef está arrinconada por la respuesta militar de regional; Libia y su caos "ha convertido el país en la gran puerta trasera de entrada a Europa, donde los traficantes hacen su agosto, y Malí constituye un foco de preocupación grave al contagiar a Burkina Faso, Costa de Marfil y Níger.

Compartir el artículo

stats