El asma es una enfermedad crónica que en Canarias afecta a más de 300.000 personas, y cuya prevalencia es superior a la del resto de España llegando a alcanzar cifras de en torno al 15% de la población, según datos de los proyectos European Community Respiratory Health Survey (Ecrhs) y el International Study of Asthma and Allergy in Childhood (Isaac).

En el resto de España afecta de 2,5 millones de españoles, aproximadamente un 5 % de la población, con un coste de casi 1.500 millones de euros (un 2% del total de los recursos sanitarios). El 50 % de este gasto se emplea en tratar pacientes con asma grave mal controlada, lo que supone unos 2.365 euros por paciente y año.

"Llama la atención como los síntomas y la sensibilidad a los ácaros son mayores entre la población canaria. Así, encontramos unos niveles de sensibilización a los ácaros del 21,7 % entre la población canaria mientras que en el resto de España oscila entre el 4,8 y 17,5 %", señala la presidenta de la Asociación Canaria de Neumología y Cirugía Torácica, Alicia Pérez Rodríguez.

Una explicación a este fenómeno puede ser el clima subtropical con alta humedad que tiene Canarias, que al ser estable durante todo el año favorece el desarrollo de los ácaros del polvo. "En este sentido podríamos afirmar que un colchón canario tiene 10 veces más ácaros que uno peninsular", destacó la neumóloga del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria.

"El asmático cree erróneamente que su enfermedad le condena al sedentarismo. Los neumólogos de Canarias les explicamos que con ciertas pautas pueden hacer deporte, que no están condenados", analiza Alejandro Sánchez, neumólogo del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, y añadió "el mejor ejemplo es David Meca, con un palmarés enorme de hazañas deportivas, padece asma".

Meca es 28 veces campeón del mundo de natación, un deportista de élite con múltiples récords y más de 100 títulos internacionales. Meca, asmático desde la infancia, impartirá la conferencia magistral del congreso con el título 'Que el asma no te pare'.