Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

La Gran Canaria Film Commission proyecta un plató acuático en Arucas

El plan está a la espera del permiso de la Dirección General de Costas

Instalaciones de Baja Film Studios (México). LP/DLP

Gran Canaria quiere ocupar un lugar de relevancia en el negocio del cine y, desde hace varios años, no ha dejado de dar pasos al frente para conquistar ese espacio. Ha sacado rendimiento de las ventajas fiscales que ofrece el marco jurídico especial de Canarias -fruto de esas prebendas ha acogido los rodajes de producciones como Aliados, Como reinas, Down a Dark Hall, Black Mirror, Palmeras en la nieve, 1898. Los últimos de Filipinas o Cien años de perdón-, ha iniciado el proceso para construir unos platós cinematográficos en Infecar y ahora proyecta su siguiente movimiento para asentarse como un punto de referencia en el mapa de la industria: dar forma a un estudio acuático en el norte de la Isla.

Al proyecto, que quedaría localizado en el litoral del municipio de Arucas, le falta el visto bueno de la Dirección General de Costas. Este organismo, dependiente del Gobierno de España, ya conoce los planes de la Gran Canaria Film Commission para montar el plató acuático, un recinto que podría multiplicar las opciones de la Isla para acoger rodajes de películas y series. La idea pasa por construir una gran piscina o tanque a la altura del nivel del mar con el objetivo de poder reproducir escenas marítimas. En Europa, de esas características, sólo hay un estudio: el ubicado en Malta y que ha acogido filmes como Capitán Phillips, Troya, Barridos por la marea, Tormenta blanca o U-571.

A nivel internacional, el estudio acuático más reconocidos dentro de la industria del cine se encuentran en Baja California (México). Construido en 1996 para el rodaje de Titanic, también ha servido para acoger la filmación de otras reconocidas películas: Master and Commander, El mañana nunca muere (James Bond), Pearl Harbor o Deep Blue Sea. El tanque principal del recinto ubicado en el municipio mexicano de Rosarito se llena con 17 millones de litros de agua de mar que se trasvasa a través de conducciones conectadas al océano. Además de la piscina principal, la instalación también cuenta con otros tanques donde se ruedan escenas subacuáticas.

Además de Gran Canaria, varias ciudades españolas manejan entre sus planes hacer frente a la construcción de un plató acuático. El año pasado, el Parlamento de Andalucía ya aprobó una iniciativa para acometer un proyecto similar en la Bahía de Cádiz. Y en Almería se pretende aprovechar el canal de remo construido para la celebración de los Juegos del Mediterráneo de 2005 para su uso cinematográfico.

La apuesta por el plató acuático multiplicaría la oferta por y para el cine, un negocio que se acercó a la Isla a partir de las ventajas fiscales que ofrece el marco jurídico especial del Archipiélago. Con el Régimen Especial Fiscal (REF) en la mano, que permite un diferencial de veinte puntos en el impuesto sobre sociedades para los rodajes en el Archipiélago frente al resto del Estado para el primer millón invertido, las grandes productoras dieron el salto hasta Gran Canaria en busca de esas rentas y de algunas localizaciones para rodar.

Industria local

Así, durante los últimos meses y con las ventajas fiscales como incentivo, Las Palmas de Gran Canaria se transformó en Casablanca -durante la Segunda Guerra Mundial- para acoger a Brad Pitt y Marion Cotillard en el rodaje de Aliados, Santa Lucía se convirtió en el poblado de Baler en algunas escenas de 1898. Los últimos de Filipinas y el Gabinete Literario, durante un fin de semana, mutó en un misterioso internado para albergar a Uma Thurman y al resto del equipo de Down a Dark Hall.

El desafío de Gran Canaria, con los estímulos económicos como base, es crear una industria local alrededor del cine. Y para alcanzar esa meta, la Gran Canaria Film Commission abandera varios proyectos. Hasta ahora, las productoras encontraron en la Isla localizaciones puntuales para recrear lugares -calles de otras ciudades en otros tiempos o interiores muy concretos-. Para ampliar el abanico de opciones, el organismo dependiente del Cabildo ha sacado a concurso la construcción de unos estudios cinematográficos en Infecar que complementen la oferta de la Isla.

Los planes de la corporación insular no se detienen en la construcción de recintos; también pasan por la formación. En los próximos meses, a través de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc) se impartirán diferentes cursos relacionados con la industria del cine. En el calendario, desde marzo hasta julio, cinco grados: marketing cinematográfico, aplicación de prótesis (máscaras, prostéticos) para cin y televisión, técnico de iluminación y grip para cine y televisión, responsable de localizaciones y ayudante de dirección y equipo de dirección.

Compartir el artículo

stats