Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

El campo minado de las vacunas

Los últimos desabastecimientos ponen al descubierto un complejo problema global

Dosis de vacuna.

Dosis de vacuna. LP / DLP

El exquisito equilibrio que vincula la demanda de vacunas ajustadas a los calendarios de cada territorio y la oferta que de estos productos hace la industria farmacéutica se viene descompensando con demasiada frecuencia en los últimos tiempos. El lunes supimos que en Canarias no se suministrará el refuerzo de la del tétanos-difteria a los adolescentes de 14 años por escasez de dosis, último capítulo por el momento de esta cadena de disfunciones. "Estamos ante un problema global, que afecta a todos los países. Se están desencadenando situaciones tremendamente complejas, el mundo de las vacunas se complejiza cada vez más", alerta Amós García, jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Consejería regional de Sanidad, que desde su responsabilidad tiene que lidiar con este mar cambiante procurando que no repercuta en la salud pública del Archipiélago.

No obstante, García matiza que estos desabastecimientos no constituyen a día de hoy un problema alarmante: "En relación a las polí-ticas incluídas en los calendarios vacunales públicos, el problema no es acuciante. Hay alternativas hacia los perfiles de riesgos que más las necesitan". En el caso de la vacuna del tétanos-difteria, "el número de dosis que entran en el país es bastante inferior a las necesarias, lo que nos obliga a tomar medidas dirigidas a no crear problemas de salud pública. Eso pasa por quitar temporalmente del calendario vacunal las dosis de los 14 años, porque entendemos que esas personas ya están bien protegidas", señala.

Unas que se ausentan de forma parcial y otras que retornan en plenitud al calendario de vacunaciones canario. García saluda la próxima reincorporación de la vacuna del tétanos-difteria-tosferina acelular, que en los dos últimos años se venía administrando de forma limitada dada su escasez. "Hemos tenido problemas de suministro durante los últimos dos años, pero todo indica que se solucionarán. Nos obligó a priorizar a las embarazadas y niños de dos años. El caso de las embarazadas es importante, porque ellas pueden pasar los anticuerpos protectores a los niños. Así que se dejó en suspenso la de los seis años, porque esos niños ya tenían cuatro dosis puestas y en principio la tosferina con cuadro clínico no tiene una gran trascendencia vírica a esas edades". A lo largo de este año se prevé rescatar a esos niños que a los seis años no pudieron recibir la vacuna.

Las causas de estos desabastecimientos son complejas. En el caso de la del tétanos-difteria, "los laboratorios cuentan que prefieren dirigir su producción a la decavalente, que se admninistra a los dos, cuatro y seis meses, y a la acelular", señala el reponsable regional de Epidemiología.

¿Será que nuestros calendarios son demasiado exigentes? "No", indica taxativo Amós García, "los calendarios son muy mesurados, el de nuestro país es riguroso. Hay que tener en cuenta que la vacuna no es un fármaco cualquiera, es un proceso complejo que requiere un periodo temporal muy amplio, con ensayos previos rigurosos. Por eso, si se prescriben a gente que no está en el calendario vacunal, se puede contribuir a que haya mayor déficit. Las prescripciones tienen que adecuarlas a los criterios que emanan de la política sanitaria".

Hay vacunas que no están incluidas en el calendario canario pero que han sufrido puntas de demanda que se tradujeron en desabastecimientos. Un caso reciente es la de la meningitis B, que a finales del pasado año se vio envuelta en una de estas situaciones. En octubre de 2016, varias farmacias habiltaron improvisadas listas de espera, apuntadas en unos folios, de personas que esperaban por la ansiada vacuna. Esta circunstancia despertó sospechas de un presunto brote epidemiológico en el Archipiélago, que fue pronto descartado por la administración sanitaria.

Compartir el artículo

stats