Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baltar asegura que los colapsos en las unidades intensivas "no se pueden evitar"

El titular de Sanidad afirma que lo importante "es no perder la capacidad de operar"

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, aseguró ayer que los colapsos en las unidades de cuidados intesivos como el que se ha producido en la Unidad de Medicina Intensiva (UMI) del Hospital Insular, en Las Palmas de Gran Canaria, "no se pueden evitar ni prever".

Baltar explicó tras su reunión en el Cabildo de Lanzarote con el presidente insular, Pedro San Ginés, además de otros consejeros de la corporación insular y miembros de la Asociación de Familias Oncohematológicas de Lanzarote (AFOL), que esa situación "está asociada a que en un momento determinado se genera un número de pacientes con una situación de alta dependencia que necesita de una unidad de ese estilo [como la UMI del Insular] y por eso se bloquean camas".

El desorden generado por la saturación de la UMI en el Insular ha afectado de forma considerable a la Unidad de Despertar y Reanimación del citado centro hospitalario grancanario, tal y como han denunciado los trabajadores. Todas las camas de las que dispone Despertar, un total de 14, han sido utilizadas por pacientes derivados desde la UMI, lo que ha tenido como consecuencias el aplazamiento de operaciones quirúrgicas programadas y que en la misma zona del hospital, separados por una cortina, coincidan pacientes que acaban de ser intervenidos y que debían estar en las seis camas de Reanimación, con otros que padecen otras dolencias.

En opinión del responsable autonómico de Sanidad, "lo importante en los hospitales cuando se crean esas situaciones [de colapso] es no perder la capacidad de operar, el mismo problema que se planteaba estos días con la falta de sangre del tipo cero", detalló.

Reconoció que "es un daño para los pacientes que se reprograme su intervención", pero destacó que "el mayor daño es perder ese tiempo quirúrgico porque no tengo otro paciente para ser operado cuando tengo las listas de espera que tengo".

Precisó que puede darse el caso de posponer la intervención de un paciente que necesita en su postoperatorio de una cama de cuidados intensivos, "pero tengo que seguir operando otros que no precisen de eso porque, de lo contrario, bloquearía todo el hospital".

Los hospitales reprograman intervenciones de pacientes para aprovechar los tiempos quirúrgicos y "operar otras cosas que están en espera, pero no se pueden prever los bloqueos", insistió el titular de Sanidad.

Por otro lado, en relación a las declaraciones del exdirector general de Programas Asistenciales, con el PSOE de la Consejería de Sanidad, Bernardo Macías, en las que señaló al presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, "como el principal culpable" de las abultadas listas de espera sanitaria debido a que "lo que hizo fue pensar en el equilibrio presupuestario y no en la salud de los canarios" y acusó a Clavijo de "hablar mal de la Sanidad para privatizarla", Baltar opinó que "Macías habrá hecho esas afirmaciones como representante de un partido político, con lo cual yo no tengo nada que decir".

Por último, sobre la escasez de sangre, sobre todo del tipo cero, Baltar aseveró que "esa dificultad, que existe en los hospitales públicos y también en los privados, es preocupante y se debe, lamentablemente, a un fenómeno que se produce por estas fechas, los carnavales, cuando bajan las donaciones, al igual que ocurre durante las vacaciones".

Compartir el artículo

stats