Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

El colapso en la UMI obliga a pacientes del Insular a pasar la noche en quirófano

La dirección del complejo hospitalario atribuye a una situación "excepcional" el caos del área intensiva

El colapso en la UMI obliga a pacientes del Insular a pasar la noche en quirófano

El colapso sufrido desde finales del pasado año por la Unidad de Medicina Intensiva (UMI) del Hospital Insular ha obligado en diversas ocasiones a los pacientes a pernoctar en quirófanos del centro sanitario, según informaron ayer diversos profesionales del área. Hasta tres enfermos bloquearon, durante la noche del 15 al 16 de febrero, otros tantos espacios destinados a las operaciones quirúrgicas, una situación repetida otras veces y calificada de "gravísima" por las mismas fuentes consultadas.

El aumento de pacientes de la UMI ya provocó su ingreso en la Unidad de Despertar y Reanimación desde finales de noviembre, pero la saturación del primer destino de emergencia para esos enfermos ha exigido a buscar otros huecos disponibles. Los quirófanos se han utilizado como habitaciones provisionales al disponer del equipo esencial, por ejemplo, para los pacientes con necesidad de ventilación mecánica, de acuerdo al personal del centro, con el consiguiente perjuicio para las intervenciones quirúrgicas programadas.

De hecho, el colapso del área de cuidados intensivos ha provocado la suspensión de operaciones durante las últimas semanas, según publicó este diario en su edición del jueves. Ante la saturación de la sala de despertar con pacientes de la UMI, además, los enfermos se recuperan de la anestesia y otros efectos de la intervención quirúrgica, justamente, en los propios quirófanos, con el retraso o anulación de la siguiente operación.

"No se puede mantener más en el tiempo esta situación", denunció Fayna Sánchez, delegada en el Hospital Insular del Sindicato de Ayudantes Técnicos Sanitarios de España (Satse). Precisamente, el director médico del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil, Juan Carlos Martín, atribuyó el colapso de Intensiva desde noviembre a una "situación excepcional".

Así, Martín apuntó al progresivo envejecimiento de la población o al "pico estacional de la gripe A por el invierno" como razones del aumento "extraordinario" de pacientes críticos registrado durante los últimos cuatro meses. No obstante, "no hay una sola causa, sino un cúmulo de circunstancias", añadió el director médico del Insular para explicar la actual excepcionalidad en la UMI, que ya motivó la ampliación del servicio en enero mediante la apertura de un módulo con seis camas para sumar un total de 30 plazas.

A su juicio, "en Medicina Intensiva, como en en Urgencias, la actividad no es programable", pero la situación regresará a la normalidad dentro de "no mucho tiempo". Tampoco precisó Juan Carlos Martín el número de pacientes de la UMI derivado hacia la Unidad de Despertar y Reanimación, aunque admitió que "puede ser la cifra" de dos centenares de enfermos entre noviembre y febrero estimada por el personal del centro.

Sin embargo, el directivo del Hospital Insular subrayó que el traslado de enfermos críticos a Despertar y Reanimación se ciñe al protocolo establecido por las autoridades sanitarias, ya que la zona cuenta con la equipación adecuada. Por tanto, "no hay riesgo, no pone en riesgo a ningún paciente", remarcó Martín ante las críticas vertidas por los trabajadores a causa de la coabitación de personas en postoperatorio y enfermos, por ejemplo, de gripe A.

No obstante la delegada del Satse en el Insular, con experiencia en el área intensiva, discrepó del director médico del complejo hospitalario: "El riesgo existe, Despertar y Reanimación es una zona quirúrgica, por lo que hay una alta probabilidad de infección, esa es la realidad". Tras las quejas presentadas por los trabajadores, Martín se reunió con la Unidad de Reanimación para "calmar al personal" y, según reiteró ayer, "agradecer su labor excepcional, intachable, en una situación no habitual".

No en vano, el traslado de pacientes de la UMI a Despertar y Reanimación acarrea, según la plantilla, una "mayor carga asistencial" y las contrataciones temporales no acumulan el tiempo de trabajo suficiente para adquirir la experiencia necesaria en cuidados intensivos. "Ahí discrepo, porque cualquier profesional contratado está capacitado", destacó el responsable médico antes de recordar la contratación de 45 enfermeros, auxialiares y celadores, algunos por más de una semana, además del traslado del personal de otras áreas del complejo como refuerzo.

"Siempre estamos al mínimo, con recursos justos no, justísimos", lamentó la representante de Satse en Las Palmas antes de recordar que "hace años que no hay personal suficiente, porque no hay dinero para contratar, con el lógico desgaste del personal de la plantilla orgánica". La situación resulta "tan insostenible", según profesionales del área, que la supervisora de Despertar y Reanimación abandonó a su puesto después de dos decenios de trayectoria para optar a una plaza en Atención Primaria y "compañeros temporales también renuncian a sus contratos".

Desde la dirección del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil insistieron en que dotaron de los recursos suficientes, tanto materiales como humanos, para afrontar la excepcionalidad del actual colapso en la Unidad de Medicina Intensiva, que alcanza hasta los quirófanos.

Compartir el artículo

stats