Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

El espíritu de la Mujer Árbol brota en Osorio

El CAAM reforesta una parcela de la finca de Teror en homenaje de la Premio Nobel de la Paz 2004

Bosque autóctono. NACHO GONZÁLEZ

"Vivimos en un pequeño pueblo que se llama Tierra y lo que pasa en un punto afecta a todos, la mejora de las condiciones naturales y humanas en África o en Gran Canaria beneficia a la aldea global", subrayó ayer Marion Kamau, representante de la Fundación Wangari Maathai de Nairobi (Kenia) y del Movimiento Cinturón Verde, durante la reforestación de una parcela de la Finca de Osorio en homenaje a la Premio Nobel de la Paz 2004.

Organizada por el CAAM, con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria y Casa África, la repoblación de la finca pública terorense con especies endémicas de laurisilva se realizó gracias a la participación voluntaria de alrededor de 150 personas, familias completas en su mayoría, en coincidencia con la celebración del Día Internacional de la Tierra. "Es mi primera vez en Gran Canaria, no conocía nada de estas islas tan pequeñitas que tuve que situar en un mapa, pero estoy encantada y emocionada tanto por la amabilidad y la hospitalidad de sus gentes como por el conocimiento de la figura de Wangari Maathai, cuyas enseñanzas sobre la naturaleza también se extendieron aquí y estoy convencida que se reforzarán en el tiempo con la conciencia del pueblo y el apoyo de las instituciones", añadió Marion Kamau junto al consejero insular de Cultura y presidente del CAAM, Carlos Ruiz, y la titular de Igualdad y Participación Ciudadana del Cabildo, María Nebot.

Según la también diplomada en Teología y Francés, "el creador quería que cuidáramos de los animales y, con acciones así, no solo plantamos árboles, sino que con sus semillas también alimentamos a los mirlos, que a su vez extienden la reforestación, más rápida y amplia". Marion Kamau colaboró con Wangari Maathai, primera africana en recibir el Nobel de la Paz y también primera doctora universitaria en el centro y oriente del continente, en la constitución de The Green Belt Movement, un programa iniciado en 1976, protagonizado por mujeres y centrado en la reforestación para mejorar las condiciones de la población. El movimiento de desarrollo comunitario y protección medioambiental ha movilizado a cientos de miles de seres humanos a plantar 47 millones de árboles. Algunos ya crecen en Osorio.

Compartir el artículo

stats